Que no hay unidad, que la hay, que me bajo, que subo, que se va Diego, que vuelve. Idas y vueltas en torno a la decisión de Maradona y todo terminó como el principio. Habría elecciones el 14 de diciembre.

Por Tomás Torti.

Crónica de un día para el olvido en el mundo político de Gimnasia. Tras la ida de Diego Armando Maradona, debido a la baja de Gabriel Pellegrino de las elecciones, los hinchas pidieron la vuelta del 10 y los candidatos no sabían dónde meterse. La solución era la unidad, pero no todos estaban de acuerdo.

Por la mañana del jueves se confirmó la unidad, finalmente sucedió lo que Diego quería. ¿Lista única? No, Pellegrino adentro del club. El problema es que este acuerdo estuvo lejos de ser validado por todos los principales políticos (Salvador Robustelli, Mariano Cowen y Pellegrino), había uno que no quería: Cowen, de Gimnasia Grande.

Se sabe que el dirigente fue amenazado horas previas de confirmar la unidad y es por eso que se vio forzado a formar parte de la misma. Con Pellegrino adentro, Maradona anunció formalmente que vuelve a ser el entrenador del Lobo.

Ante eso, Cowen decide bajarse de la unidad y no presentarse ni siquiera a elecciones. Finalmente, se arrepintió y asistió a una última reunión para firmar la unidad. Todo esto en poco más de una hora.

En horas de la noche, la unidad se rompió. Se decidió postergar las elecciones hasta el 8 de diciembre, con el fin de que el equipo de Primera culmine esta parte del campeonato. Dejarán que otras listas puedan incorporarse y que cada una haga lo que le conviene.

En las últimas horas, surgió la posibilidad de realizar los comicios el 14 de diciembre, fecha más “cómoda”, como dicen algunos. Todo se confirmará en cuestión de horas.

Estas idas y vueltas tienen la única razón de que Diego se quede. La solución era la unidad, pero nunca se llegó a un acuerdo y una convivencia por tres años entre estas agrupaciones era impensada.

Ahora llegó otro recurso: que Maradona termine esta parte del campeonato como DT y luego, la nueva dirigencia tendrá tiempo para buscar a su reemplazante.