La medida también alcanza a ex autoridades del Banco Nación. Se investiga una presunta defraudación al Estado Nacional de parte de funcionarios macristas y de la empresa Vicentin.

El fiscal Federal Gerardo Policita pidió la inhibición general de bienes del ex titular del Banco Nación Javier González Fraga así como de otros ex funcionarios macristas, junto a los empresarios de la cerealera Vicentin a raíz de una presunta defraudación al Estado Nacional.

El juez Federal Federal Julián Ercolini investiga la maniobra que posibilitó que la empresa hoy, con intenciones de ser intervenida por el Estado, haya acumulado una deuda de 18.500 millones de pesos.

La inhibición alcanza, además de Fraga, a los ex directores del Banco Nación Lucas Llach, Agustín Pesce, Miguel Ángel Arce, Carlos Alberto Castellani, Guillermo Goldberg, Jorge Lawson, Javier Okseniuk, Marcelo Javier Pose y Cecilia Antonia Nofal.

También al gerente general Juan José Fragati, la subgerente general de Riesgo Crediticio, Susana Ojeda, el subgerente general de Banca Corporativa, Martín Enrique González, la subgerente Departamental de Soporte Crediticio, Maricel Moschini, los gerentes de la zonal Reconquista José Luis Testa y Luis María Restelli, los gerentes de la sucursal Reconquista Darío Giaccosa y Néstor Ariel Bled.

Por último también a los empresarios Roberto Vicentin, Osvaldo Boschi, Martín Colombo, Herman Vicentin, Alberto Macua, Máximo Padoan, Daniel Buyatti y Sergio Nardelli.

“Los elementos probatorios recabados hasta el momento permiten sostener que funcionarios del BNA, algunas veces por acción y otras por omisión, incumplieron deliberadamente los deberes a su cargo y perjudicaron los intereses confiados en la administración de los fondos de la entidad bancaria, para lo cual otorgaron irregularmente millonarios créditos en moneda extranjera a las firmas Vicentin S.A y Algodonera Avellaneda S.A”, sostuvo el fiscal.

“Apartándose de la normativa interna que lo regula, y luego omitieron ejecutar en tiempo y forma las garantías que preveían los contratos tendientes a recuperar el dinero que se adeudaba”, agregó.

“A su vez, las constancias recolectadas hasta el momento posibilitan afirmar que, del otro lado, los empresarios de la firma Vicentin en connivencia con los funcionarios, solicitaron los empréstitos irregulares, requirieron la liberación de los fondos afectados en garantía, mientras en simultáneo postergaban el pago de sus obligaciones, con el objetivo de que finalmente, cuando las autoridades del banco quisieran cobrarse la deuda, no quedaran fondos de donde el BNA pudiera hacerlo”, concluyó.