Por Nicolás Torres Ressa, Prof. de Filosofía (UNLP)

 Entre los días 2 y 4 de marzo, tuvo lugar un Congreso internacional de Filosofía muy importante. El Foro di Studi Avanzati Gaetano Massa se reunió por primera vez en nuestro país, en el Hotel Wilton (Ciudad Autónoma de Buenos Aires). El Foro Gaetano Massa es una red de investigadores que se dedican a estudiar el pensamiento de filósofos antiguos, medievales, y renacentistas. Tiene su sede en Roma. En sus congresos participan intelectuales de distintos países, básicamente con tres objetivos: el primero, realizar una puesta en común de los resultados de sus investigaciones; el segundo, elaborar una agenda de investigación conjunta; el tercero, y más importante, invitar a la sociedad a que conozca las actividades académicas y culturales, que llevan a cabo los investigadores de la Filosofía . Por este último motivo, la entrada es gratuita, y abierta al público en general. Entre los participantes argentinos, cabe destacar a la Dra. María Isabel Santa Cruz, y a la Dra. Claudia D’Amico, investigadoras reconocidas internacionalmente. 

¿Los filósofos antiguos y medievales, tienen “algo que ver” con nosotros? ¿Tienen “algo que ver” con los problemas de nuestro mundo de hoy? ¿Tienen algo que decirnos? ¿Vale la pena leerlos? Desde Diario Ciudad Capital, nos hicimos estas preguntas, y conversamos con el Dr. Jesús de Garay (profesor en la Universidad de Sevilla), y con el Dr. Ezequiel Ludueña (profesor en la Universidad de Buenos Aires). 

DCC. – ¿Qué puede aportar, para los problemas de la actualidad, la investigación de los autores antiguos y medievales?

J.d.G. – En mi opinión, los estudiosos de los autores antiguos y medievales, son muy importantes para la actualidad, porque nos permiten analizar nuestros prejuicios, nuestros presupuestos. Nosotros damos por “buenas” muchas convicciones, muchas creencias, porque no se han discutido en los últimos quinientos años. Pero esas convicciones y esos prejuicios se han formado en el mundo medieval y en el mundo antiguo. Por eso, no hay mejor manera de examinar y discutir nuestros prejuicios, que estudiando cómo se han formado, cómo se han convertido en “evidencias indemostrables”.  

DCC. – ¿Cuál fue el tema sobre el que expusiste?

J.d.G. – El tema sobre el que expuse tiene que ver con lo que acabo de decir, pero tiene que ver con las matemáticas. Nosotros tendemos a creer que la ciencia matemática es el modo de abordar cualquier cuestión, que son la ciencia por antonomasia, que vale para todos los ámbitos. ¿Cómo hemos llegado a esa convicción? Eso tiene una historia, y es una historia que hay que remitirse al mundo antiguo y al mundo medieval. Particularmente, yo me he centrado en el siglo XVI, en unos textos que hacen mención a autores del siglo V d.C. El protagonismo y la “sacralidad” de las matemáticas, tienen una historia.

DCC. – ¿Cuál es la situación actual de la investigación en la Argentina?

E.L. – La investigación en la Argentina tuvo un gran auge en las últimas dos décadas del siglo XX, y sobre todo en las primeras dos del XXI, gracias a los subsidios del Estado. Debido a los últimos cuatro años, hay una cantidad de Doctores muy bien formados, que no tienen trabajo, en todas las áreas. En el caso de nuestra área en particular, la continuidad que tenga, o no, todo lo que se avanzó en la investigación, depende de lo que pase de ahora en más. Sino, lo que se prevé es que esto… no decaiga en calidad, pero sí en cuanto a cantidad de gente, lo cual de alguna manera después influye en la calidad.