El Presidente reafirmó que su deseo es no caer en default, en una semana clave.

El presidente Alberto Fernández se refirió a la negociación de la deuda que lleva adelante el ministro de Economía, Martín Guzmán, y aseguró que el deseo de la Argentina “es no defaultear”, y que “la decisión es comprometerse al pago en la medida de lo que el país pueda pagar”.

“Mientras no haya contraoferta no va a haber modificación de nuestra propuesta”, dijo el jefe de Estado en diálogo con Oscar González Oro en Radio Rivadavia, y aseguró que la decisión de su gobierno es lograr “un acuerdo lógico” para la economía argentina.

También insistió en que la propuesta no significa una pérdida para los bonistas, sino simplemente “que ganen un poco menos”. A lo que agregó que podrán estar tranquilos “porque vamos a poder cumplirla”.

Por otra parte, dio su opinión sobre el aumento que sufrió el dólar en esta jornada donde el blue subió a $127 y el contado con liqui superó los $121. “Esto ya lo viví con Roberto Lavagna en 2003. Los acreedores tienen cómo molestar en la economía interna. Además, tienen mucha gente en la Argentina que se pone a su servicio”, explicó.

En esa línea, señaló que “no hay argumento lógico para que esto pase”, y aseguró que “si la economía cae es porque no se mueve”. Y agregó: “¿Para qué necesitan estos dólares? Para nada, para especular. Tuvimos una inflación muy acotada, ¿para que necesitan? Es solo especulación”.

A su vez, respondió a las críticas de algunos sectores de la oposición respecto al alto nivel de emisión monetaria y al déficit fiscal. “Si hay alguien que detesta el déficit fiscal es Alberto Fernández, pero me piden que ayude a las pymes, a los sectores vulnerables, que pague la deuda y que tenga superávit fiscal: todo no se puede”, expresó. También elogió a la nueva conducción del FMI, a quienes caracterizó como “no dogmáticos y razonables”.

En cuando a la economía pospandemia, el Presidente reconoció que los cálculos oficiales indican que el producto bruto interno caerá entre cinco y seis puntos. Sin embargo, se mostró optimista y recordó que en 2002 la economía se contrajo 11 puntos y “se pudo recuperar”.

“Necesitamos pasar esta pesadilla y rápidamente poner todo en marcha. Lo bueno de esta pandemia es que nos da la oportunidad de hacer un mejor país, con más solidaridad y un Estado más eficiente. Podremos pasar del tiempo de la especulación al de la producción”, dijo.

Alberto Fernández confirmó que las ayudas a empresas y a personas sin ingresos continuarán mientras dure la cuarentena, y destacó el esfuerzo que los organismos estatales están haciendo para identificar a los beneficiarios.

“Nunca pensé que tenía semejante magnitud el nivel de informalidad de la economía argentina, que además se potencia con los que evitan pagar impuestos”, dijo en referencia a la gran cantidad de personas que no figuran en las bases de datos porque no trabajan en blanco pero tampoco están registradas como autónomos o monotributistas.

Sobre la contención del coronavirus, Fernández afirmó que a los países que “abrieron” la economía “no les fue bien” y aseguró que Argentina y el mundo atraviesan una situación excepcional por la pandemia de coronavirus.