La ex presidente Cristina Kirchner se presentó a declarar ante el juez federal Claudio Bonadio por la causa de los cuadernos del chofer Oscar Centeno en la que se investiga un presunto circuito de corrupción entre funcionarios y empresarios en torno a la obra pública.

Durante su breve comparecencia, presentó tres escritos: el primero estuvo compuesto por el núcleo duro de su presentación, en el segundo planteó la nulidad de la causa y en el tercero recusó al fiscal federal Carlos Stornelli y al magistrado Bonadio.

La senadora fue citada a declarar luego de que los escritos del ex chofer de Roberto Baratta, número dos del Ministerio de Planificación durante la gestión kirchnerista, y el testimonio de algunos empresarios “arrepentidos”, como Carlos Wagner (ex presidente de la Cámara de la Construcción), la vincularan con la trama de corrupción que se investiga.

Durante su llegada a Comodoro Py hubo muchos gritos y alguna voz de apoyo a lo lejos. “Viva Cristina”, se escuchó. Allegados a la ex mandataria aseguraron que los dirigentes cercanos al papa Francisco Juan Grabois y Eduardo Valdés fueron a los tribunales a respaldarla.

En la previa, la ex mandataria le había expresado vía Twitter a sus simpatizantes que en está oportunidad no se acerquen a esperarla, como sucedió en ocasiones anteriores.

Cristina Kirchner abandonó Comodoro Py a las 11.13 de la mañana sin brindar declaraciones a la prensa.