InternacionalPolítica

Una guía para entender las elecciones en España

Una guía para entender las elecciones en España
El país ibérico va a las urnas por tercera vez desde 2015, esto es lo que está en juego.

Más de 37 millones de españoles, incluidos 2 millones que residen en el extranjero, podrán votar este domingo 28 de abril en las elecciones generales convocadas por el presidente del gobierno, Pedro Sánchez, después de no lograr un acuerdo para el presupuesto de 2019.

Sánchez llamó a elecciones tan solo nueve meses después de llegar al Palacio de la Moncloa , en lugar de Mariano Rajoy, quien salió del poder tras una moción de censura.

Se tratan de las terceras elecciones generales en menos de dos años, luego de las de diciembre de 2015 y las de junio de 2016. Esto es lo que debes saber sobre estos comicios.

¿Qué se elige?

Los electores españoles elegirán a los diputados que conformarán el Parlamento español en la próxima legislatura. Además, el candidato del partido que obtenga más apoyos podrá convertirse en presidente del gobierno.

¿Cómo se elige?

No es tan fácil como suena. España tiene un sistema electoral en el que un escaño no cuesta el mismo número de votos en todas las circunscripciones.

El sistema fue concebido durante la transición democrática de 1976-1977 para apoyar la creación de mayorías estables, por lo que favorece a los partidos más importantes y perjudica a los que tienen menos apoyo a nivel nacional.

La base del sistema está en las 50 provincias en las que se divide España, cada una de las cuales es una circunscripción electoral.

Cada provincia elige un número de diputados del Congreso en función de su población, pero la proporción no es perfecta por un mecanismo que favorece a las menos pobladas. Por ejemplo, Soria elige dos diputados, mientras que en Madrid son 37.

Una vez depositados los votos, el reparto de escaños se hace con la llamada “regla D’Hondt”, que asigna los diputados de forma proporcional, aunque con un mecanismo que favorece a los partidos con más apoyos.

En conjunto, las 26 provincias con menos habitantes tienen aproximadamente un 17.2 % de la población española, pero eligen a un 29% de los diputados.

¿Cómo afectará este sistema las elecciones del domingo?

En esta elección, los analistas políticos coinciden en que la división del voto de centroderecha y ultraderecha en tres formaciones (Ciudadanos, Partido Popular y Vox) les puede perjudicar, pues podría hacer que los socialistas del PSOE sean los más votados en muchas provincias pequeñas y medianas.

“Esto es importante”, advierte a la agencia EFE Jaime Ferri, director del Departamento de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Complutense de Madrid, quien recalca que la división de la derecha “puede ayudar” a los socialistas en esas zonas y que al PSOE “le viene bien que el voto (de la derecha) se escinda”.

Ferri apunta también que un importante segmento de la población de las provincias rurales, los jubilados, “han cambiado el comportamiento”, pues solían votar mayoritariamente al Partido Popular, pero ahora perciben al PSOE como mejor “garante de las pensiones”.

¿Quiénes son los candidatos?

Como se indicó antes, el presidente del partido con más votos se puede convertir en el jefe del gobierno español. Estos son los líderes de los cincos partidos nacionales:

Pedro Sánchez del Partido Socialista Obrero Español (PSOE)

Es el favorito en los sondeos aunque, en principio, requeriría de apoyos externos para gobernar.

Después de encajar uno de los peores resultados para el socialismo en las elecciones de 2016 y ser defenestrado del liderazgo por su propio partido, Sánchez retomó las riendas de su partido en 2017 y en junio de 2018 llegó al poder gracias a una moción de censura contra el conservador Mariano Rajoy, tras una sentencia por corrupción contra su partido.

Con el Ejecutivo más femenino de la historia española (11 mujeres y seis hombres), Sánchez dio un golpe de efecto al abrir las puertas al buque “Aquarius” y sus 630 migrantes después de llegar al poder. Después de años de severa austeridad, también aumentó el salario mínimo un 22%.

Pablo Casado del Partido Popular (PP)

Casado, de 38 años, se convirtió en julio de 2018 en el líder más joven del Partido Popular.

Encargado de la comunicación de la formación con Mariano Rajoy, este diplomado en derecho de sonrisa mecánica ha obrado una vuelta de tuerca conservadora en el PP y selló en la región de Andalucía un pacto con Ciudadanos (centro-derecha liberal) y la extrema derecha de Vox para conquistar este histórico feudo socialista.

Si la misma alianza sumara el domingo, Casado -que ha desplegado una campaña muy agresiva contra Sánchez, acusándolo de traicionar a España dialogando con los independentistas catalanes- podría convertirse en el jefe de gobierno más joven de la historia de España. Pero los sondeos, por ahora, le auguran una derrota.

Albert Rivera de Ciudadanos

Este barcelonés de centro-derecha con aspecto de joven emprendedor defiende con uñas y dientes la unidad de España ante los separatistas catalanes, así como un programa muy liberal tanto en el plano económico como en el moral.

Después de años dedicado a la política regional catalana, Rivera saltó a la escena española en 2014 y al año siguiente irrumpió como cuarta fuerza en el Congreso, apostando por superar el enfrentamiento entre izquierda y derecha.

Ahora, después de inclinar su discurso hacia la derecha, rechaza cualquier alianza con Sánchez, con quien sin embargo trató de formar gobierno en 2016.

Durante esta campaña, se ha posicionado abiertamente en favor de gobernar con el PP.

Pablo Iglesias de Podemos

El exprofesor de ciencias políticas busca un segundo “batacazo” después de convertirse en tercera fuerza del país en 2015 y contribuir al fin del bipartidismo.

Nacido al calor del movimiento antiausteridad de los “indignados”, la formación de izquierda Podemos, que apuesta por formar una mayoría con los socialistas, está atravesando una etapa de reestructuración.

Sergio Abascal de Vox

Este exmilitante del PP amenazado por el grupo armado vasco ETA en su juventud quiere ser la sorpresa de los comicios con Vox, una formación ultranacionalista, antiinmigración y antifeminista a la que los sondeos otorgan más del 10% de los votos en un país donde la extrema derecha era residual.

Desconocido hasta hace pocos meses, Abascal, caracterizado por una barba impecablemente recortada y una mirada penetrante, se benefició de su hostil discurso contra el separatismo catalán.

Aunque fustiga los medios clásicos y se sirve principalmente de las redes sociales para desplegar su campaña, consigue marcar la agenda mediática a golpe de polémicas proposiciones, como la liberalización de la tenencia de armas.

¿Cuáles son los puntos más polémicos?

Cataluña es uno de los temas más espinosos de la campaña. Tanto la izquierda como la derecha se acusan mutuamente de gestionar mal las relaciones de la Moncloa con el gobierno independentista catalán liderado por Quim Torra . Los partidos de derecha acusan a la izquierda de “desleal” por “pactar con quienes han querido destruir España” y la izquierda acusa a la derecha de “alterar la convivencia ciudadana”.

En materia económica también se observan dos tendencias mayoritarias. Sobre los impuestos, por ejemplo, la derecha propone rebajarlos a todos lo que generan riqueza para impulsar la economía, y la izquierda, subirlos a quienes ganan más dinero para redistribuir la riqueza y favorecer a los más pobres.