Economía

¿Qué pasa con la Economía?

¿Qué pasa con la Economía?

 En un contexto de fluctuación del dólar, pérdida de reservas, alto endeudamiento externo y metas de inflación imposibles de cumplir, el porvenir del país es una incógnita que preocupa a todos.

Por Fermin Mandiola.

Pasadas las celebraciones en las elecciones legislativas realizadas en octubre del año pasado, donde el frente Cambiemos obtuvo el 42 % de los votos totales, e importantes victorias en las principales provincias del país, los festejos menguaron y la realidad día a día trajo nuevas novedades. El 28 de diciembre es el día que muchos analistas marcan como bisagra sobre los sucesos que se precipitaron durante este año. Aquel día, funcionarios de los más relevantes del gabinete, entre ellos el Jefe de Gabinete Marcos Peña y el Ministro de Hacienda Nicolás Dujovne, anunciaron un cambio para la meta inflacionaria. Del 10 % previsto al 15 %. Una modificación que por menor que pareciera, daba un aviso sobre lo que pasaría tiempo después.

El comienzo del año legislativo estuvo plagado de frases esperanzadoras por parte del Presidente Mauricio Macri, haciendo hincapié en que “lo peor ya pasó” y que Argentina retomaría un camino de crecimiento y previsibilidad. La ley de gravamen a la renta financiera sancionada semanas después y la imposibilidad de continuar tomando deuda de los mercados financieros, precipitaron la venta de los bonos nacionales, su traspaso a dólares y su fuga fuera del país. Esta situación generó que de abril a la fecha se perdieran más de 12 mil millones de dólares del Banco Central (BCRA) en la búsqueda por frenar la escapada de la moneda internacional, que así y todo tuvo una devaluación mayor al 50% en estos últimos meses. Pasó de $ 20,46 a principios de abril, a perforar el techo de $ 30 a la fecha.

En este contexto de imprevisibilidad fue que el presidente anunció en las primeras semanas de mayo, un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). El mismo, por 50 mil millones de dólares (del que participan el FMI, el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo, además de bancas privadas) se categorizó dentro de los acuerdos “stand by” y ya tuvo su primer desembolso de 15 mil millones. Desde el gobierno buscaron desde un primer momento que el respaldo de la entidad financiera, la intervención de la moneda por parte del Banco Central y las altas tasas de interés de los bonos, estabilicen el valor del dólar y eviten a su vez la fuga de la divisa, algo que finalmente continua siendo una incógnita por la volatilidad de la misma y la falta de pericia para contenerla.

Los primeros momentos de la crisis cambiaria, cabe recordar, repercutieron inevitablemente en la estructura política del gobierno, donde Federico Sturzenegger fue reemplazado por Luís Caputo como presidente del Banco Central (BCRA), Francisco Cabrera por Dante Sica como nuevo Ministro de Producción y el cuestionado Juan José Aranguren por Javier Iguacel en Energía. Además, el Ministro Dujovne absorbió la cartera de Finanzas y fue elevado a coordinador del área económica, buscando evitar las incongruencias entre las ramificaciones que tuvo el ya antiguo Ministerio de Economía.

Pese al reacomodamiento de piezas, el BCRA continuó con la sangría de reservas, perdiendo en lo que va de agosto más de 3.500 millones. Ni siquiera las altas tasas de lebacs que llegaron al 61 % buscando que los inversionistas no corran detrás del dólar, evitaron llevar la cotización a superar los $ 30. El préstamo del Fondo, que en principio sería usado para ‘desactivar’ los intereses de los bonos de corto plazo, se ve en la suerte de contener una divisa que en estas circunstancias, no está dando buenos resultados.

La situación del endeudamiento externo que ya ronda el 70 % en relación al Producto Bruto, la falta de herramientas para controlar el dólar cuyo valor repercute invariablemente en el precio de bienes y servicios y una inflación que ya se estima puede superar el 32 % pactado con el FMI, sumado a la contracción en los indicadores de consumo y crecimiento, deparan un segundo semestre aun más complejo al transitado en la primera parte del año. En consonancia con este panorama, los altos mandos gubernamentales en materia económica parecen repetir sistemáticamente un plan que, a la vista, no está dando resultados.

Comment here

516Followers
1Subscribers