Archivo

Qué nos dejó el 2018 en materia de Salud

Qué nos dejó el 2018 en materia de Salud

Llegando a fines de este 2018, analicemos cuáles han sido las políticas del gobierno
en materia de Salud a lo largo del año.

Por Félix Zabaleta

Además de los despidos en establecimientos importantes, el retraso en pagos y la escasez en vacunas,
el 5 de Septiembre de este año se dio a conocer una medida que no puede menos que llamarnos
la atención: la eliminación del Ministerio de Salud y su degradación a Secretaría del Ministerio de
Desarrollo Social, a cargo de Carolina Stanley.

Repasemos la historia: la atención en Salud Pública comenzó en Mayo de 1946 cuando Juan D. Perón creó la Secretaría de Salud Pública.

Posteriormente, en Mayo de 1949, en el marco de la Reforma Constitucional, se creó el primer Ministerio de Salud Pública, a cargo de Ramón Carrillo, constituyéndose así en el primer Ministro de Salud.

Dicho Ministerio solo fue eliminado en tres ocasiones: durante el golpe de estado de 1955,
durante el gobierno de facto de Onganía en 1966 y, finalmente, en 2018 por el presidente
Mauricio Macri.

Las sociedades científicas y organizaciones sociales no tardaron en hacerse oír y expresar su preocupación , calificando la medida de “verdadera degradación del concepto de Salud Pública”
(Sociedad Argentina Interdisciplinaria de SIDA) e “inmenso retroceso, poniendo en riesgo los
logros alcanzados y amenazando la posibilidad de encarar nuevos desafíos” (Sociedad Argentina
de Vacunología y Epidemiología).

Sin embargo, el avance sobre la Salud no parece terminar allí, debido a que el presupuesto 2019
augura nuevos cambios:

De cada 100 pesos, propone gastar 3,5% en Salud, cayendo por debajo del
4,5% destinado a Defensa y Seguridad y del 17,80% destinado a Intereses de la deuda. Este 3,5%
no se corresponde únicamente con fondos destinados a la Secretaría de Salud, sino que también
abarca otros componentes de la Salud llevados adelante por el Estado.

De esta manera, en 2018 el porcentaje del presupuesto destinado al Ministerio de Salud era del
1,55%, mientras que en 2019 la Secretaría de Gobierno en Salud se lleva el 1,38%. Este
aparentemente pequeño porcentaje representa una disminución de 10.900 millones de pesos.

A su vez, ha habido una reducción del presupuesto asignado por áreas, presentándose en el Área
de Salud integral en la Adolescencia una reducción real del 45,2%, en el Área de Sanidad Escolar
una reducción real del 97,6%, y en el Programa de Atención de la Madre y el Niño una reducción
real del 76,4% si se tiene en cuenta la inflación estimada para el 2019.

Esta reducción presupuestaria refleja una retirada del Estado para descentralizar en las provincias
la compra y distribución de insumos. Una Secretaría de Gobierno en Salud con un presupuesto que
no supera la inflación promedio estimada, y subsumida a un Ministerio de Desarrollo Social, da
cuenta de una visión asistencialista y de la consolidación de un ajuste que comenzó en 2016.