Deportes

Punto para seguir en la punta

Punto para seguir en la punta

 Estudiantes consiguió un punto para seguir estirando la diferencia.

 El empate, luego de tantos  triunfos hilvanados, y frente a rivales de jerarquía, en un primer momento tuvo un sinsabor, como si fuera poco. Pero, lejos está de eso. Sumado al punto conseguido hoy, el equipo albirrojo recolectó 13 puntos sobre 15 en juego frente a  cuatro de los más poderosos en el fútbol actual. Y, como si eso  fuera poco, el equipo sigue invicto, y su escolta Newells perdió con Racing, estirando así la ventaja a cinco puntos sobre su inmediato perseguidor.

Análisis del juego

El partido empezó con una jugada tempranera de River, que,  tras una salida de Arturo Mina, quien rechaza hacia mitad de cancha, donde Sebastián Driussi logra ganarla con mucha técnica y llevarla unos metros para, ante la marca de Sánchez, tocarla hacia D’alessandro, quien acumuló marcas y la devolvió de globo para el mismo Driussi, quien definió de volea bastante lejos del arco.

A partir de allí, el conjunto de Nuñez supo tener la pelota, aunque sin generar peligro real al arco del juvenil Sappa. River intentó en todo momento jugar lejos del doble cinco pincharrata y cuando lo hizo, supo tocar rápido y de primera para evitarlo, recostándose constantemente; mientras que el equipo platense esperaba al rival en su propio campo, y, a partir de la solidez defensiva buscaba crecer con la velocidad de Augusto Solari y Carlos Auzqui.

El primer cuarto de hora pasó sin más emociones, hasta que en el minuto 21, una pelota que llega a las manos del Pepi  Sappa, este salió jugando con Desábato, para que el capitán de Estudiantes tire un pelotazo largo hacia mitad de cancha, donde ganó Tití Rodriguez, se la bajo a Augusto Solari, quien la abrio de derecha a izquierda para Carlos Auzqui, que, al pasarle por afuera Aguirregaray, se la juego para que el lateral tire un centro preciso hacia la cabeza de Solari, que entró como una bala y, luego de conectar la pelota con la cabeza, la misma estrelle contra el travesaño.  Esa jugada, vertical, rápida y eficaz, fue la más clara del primer tiempo para Estudiantes.

River siguió dominando el partido, pero no lograba generar jugadas de peligro. El arma que más utilizó el conjunto de Gallardo, al no poder entrar al área con pelota dominada, fue buscar con centros, donde se encontró con una dupla central muy firme. También intentó vía cambio de frente, pero tampoco le dio mucho resultado. Tuvo una posibilidad de abrir el marcador a los 30 minutos en los pies de D’alesssandro, que sacó un remate desde afuera del área, que se fue desviado por muy poco. Por otro lado, los dirigidos por Vivas no tuvieron más aproximaciones al arco en el primer tiempo. El mejor intento fue un zapatazo de Carlos Auzqui a los 39 minutos, que fue unos centímetros más arriba que el travesaño defendido por Batalla.

Cuando el cronómetro marcaba 42 minutos, Nacho Fernandez jugó una pelota en profundidad para Mayada, el árbitro Abal cobró un penal muy dudoso en favor del local, por un supuesto empujón de Desábato, que las cámaras no logran verificar. El encargado de transformar polémica en gol, fue el delantero Lucas Alario, jugador muy seguido por Edgardo Bauza. Estudiantes no tuvo tiempo para reaccionar, y el primer tiempo finalizó sin más emociones.

El segundo tiempo arrancó con un Estudiantes enchufadísimo en el primer minuto, donde tras una escalada del Vasco Aguirregaray, quien llegaría hasta el área para tirar el centro, la pelota quedaría muerta en el área, para que llegue Carlos Auzqui y saque un remate de derecha que se fue desviado.

Todo hacía indicar que veríamos a un conjunto albirrojo buscando por todos los medios el empate, pero se desvaneció esa idea porque unos segundos más tarde, llegaría un potentísimo remate de media distancia por parte del Pity Martinez, hacia el palo izquierdo defendido por Sappa, quien logró desviar al córner con su mano izquierda en una atajada fenomenal. De ese corner, sería el mismo Martinez quien tiraría el centro, un disparo bajo al primer palo, que conectaría Arturo Mina, y, rapidísimo de reflejos, el número 12 de Estudiantes consiguió desviar, y tras pegar en el palo, sería Schunke el encargado de sacar la pelota hacia el lateral para terminar con el peligro millonario.

La última emoción de esos primeros minutos, fue la no amonestación de Abal sobre Arzura, quien cortó un contragolpe de Estudiantes tomando del cuello a Ascacibar. Esas dos tapadas consecutivas, más la enorme cantidad de centros que supo cortar con mucha seguridad, y salidas prolijas a cortar ataques, parecen dar la impresión de haber terminado de inclinar la balanza en favor del villaelisense para ser el suplente de Andújar. El Pepi realizó un partido correctísimo, con mucha seguridad, en un choque muy complicado, y siendo su primer juego en primera tras nueve meses completos (el último partido había sido el 27 de febrero en la victoria pincharrata por 4-1 vs. Argentinos Juniors).   

Nelson Vivas metería mano en el banco, realizando dos variantes de forma consecutiva: a los 10 minutos ingreso Cavallaro por Solari, y dos minutos más tarde, el chileno Vargas por Aguirregaray.  De esta manera, Vivas apostaba completamente a ofensivo, dejando a Lucas Rodríguez de tres (puesto en el que supo jugar en inferiores), Vargas como volante derecho, Cavallaro por izquierda, y Auzqui de media punta.

No tardaron en llegar los resultados, ya que a los dos minutos de su ingreso, el chileno Vargas presionó la salida sobre el jugador Moreira, que intentó despejar, pero, al desviarse el balón en el botín del jugador pincharrata, la pelota fue a parar a los pies de Auzqui, quien jugó de primera para Vargas, para que el trasandino llegue en soledad al área y en posición muy favorable para tirar el centro, que lo hizo de manera perfecta, hacia la cabeza de Carlos Auzqui, que no tuvo inconvenientes para mandarla al fondo de la red. De esta manera, Estudiantes llegó al empate, merecido por el balance general de lo hecho hasta el momento.

River estuvo cerca de volver a ponerse en ventaja, mediante la cabeza de Mina, pero terminó afuera ante la atenta mirada de Sappa.

La mala noticia del partido llegó a los 19 minutos para el banco de suplentes pincharrata, ya que Israel Damonte tuvo que abandonar el campo de juego. El jugador llegó con lo justo al partido de hoy, y la lesión no le permitió ni jugar todo el partido, ni, la parte que jugó, hacerlo en su esplendor, y eso, se tradujo en la cancha, debido a que el equipo lo sintió. En su lugar ingresó el Chapu Braña, con la misión de no perder el equilibrio, e intentar cortar el juego de River en mitad de cancha.

Gallardo intentó buscar respuestas en el banco, con los ingresos de Mora y Larrondo, por Fernández y Alario respectivamente, con cinco minutos de diferencia. Casi logra llevarse el triunfo, gracias a un centro que se cerró de Moreira, donde la pelota picó en el travesaño, pero luego, la jugada se diluyó.

En un partido con pocas llegadas claras de gol, un encuentro muy pensado por ambos técnicos, Estudiantes logró llevarse un punto frente a un conjunto que en todo momento quiso jugar  e imponerse, pero se encontró con un equipo que sobresale por su solidez. Hoy fue una muestra más de carácter para los pinchas, que, además de seguir invictos (lleva 20 partidos sin conocer la derrota por el torneo local), sigue puntero (estiró su diferencia a 5 puntos), y sigue afianzando su juego. Un punto importantísimo.

Por Pedro Sánchez Trapes.

Comments (1)

  1. Desde São Paulo sigo los comentários de los partidos de Estudiantes por el DR Pedro Sanchez Trapes. Con sus jugosos detalles voi leyendo y vivendo el partido con la mismas emocion como si estuviera en la cancha.
    Vamos Pedro! Vamos Pincha!

Comment here

511Followers
1Subscribers