Principales

Pisó fuerte en Brasil y buscará la gloria ante el clásico rival

Pisó fuerte en Brasil y buscará la gloria ante el clásico rival

 El Xeneize hizo su trabajo como visitante y clasificó una vez más a la final del certamen más importante del continente.

Por Agustín Francisca.

Boca empató 2-2 ante Palmeiras en el Allianz Parque y, gracias al triunfo en La Bombonera, avanzó a la serie definitoria de la Copa Libertadores. Ramón Ábila y Darío Benedetto anotaron para el equipo dirigido por Gustavo Barros Schelotto.

Los Mellizos habían planteado un partido similar al que hicieron en la revancha frente a Cruzeiro: 4-1-4-1 con Barrios cerca de los centrales, extremos con compromiso defensivo y el cordobés arriba aguantando las pelotas.

La estrategia volvió a dar resultado. Con todo el Verdão en ataque, Villa picó por derecha y ejecutó un centro justo para que Wanchope abriera el marcador y le diera tranquilidad al público xeneize: el local debía anotar cuatro goles.

Sin embargo, cuando parecía que Boca lo tenía controlado, una ráfaga del Palmeiras encendió las alarmas: metió dos tantos en los primeros quince minutos del segundo tiempo y el estadio se volvió una caldera difícil de soportar.

En ese contexto crítico, el entrenador metió mano y le salió a la perfección. El Pipa ingresó por Ábila y, en menos de diez minutos, clavó un remate cruzado desde afuera del área, similar al que hizo en la ida hace una semana.

Con el 2-2, el local volvía a necesitar tres goles y sólo le quedaban veinte minutos. La desesperación propia y la concentración del Xeneize le cerraron los caminos, bien cubiertos por figuras como Nández, Barrios, Izquierdoz y Rossi.

Así, Boca clasificó a su onceava final en la historia de la Libertadores, superó a Peñarol y se convirtió en el club que más veces accedió a dicha instancia, donde lo espera River, el rival de toda la vida, en una serie para el infarto.

Comment here

509Followers
1Subscribers