La Cámara Argentina del Libro develó estadísticas negativas que muestran la caída de la producción de libros impresos, y no da un buen visto para el 2019. El mes pasado la Feria del Libro llegó por primera vez a la ciudad de La Plata.

Por Maxi Muñoz

El pasado 31 de octubre la Cámara Argentina del Libro (CAL) presentó un informe sobre la situación de la industria de los libros y del sector de librerías, que analiza los datos anuales de producción, ventas y una percepción empresarial para el año que viene. Debido al contexto de recesión actual y la baja de demanda que años tras años sufren las librerías, el sector editorial ha caído en todos sus indicadores en los últimos tres años. Desde el 2015, la caída acumulada es del 35%, siendo la de este año la mayor con un descenso del 12%.

Entre enero y octubre se produjeron 23.000 nuevas publicaciones, proyectándose una baja del 8% respecto a 2017 y casi la mitad de la producción de 2015- detalla el informe-, esta caída se hace más pronunciada al analizar la cantidad de ejemplares lanzados, que pasó de unos  51.3 millones  a un proyectado de 42 millones para el 2018 (casi un 20% menos que en 2017)”. La producción circulante del Sector Editorial Comercial (SEC), conformado por empresas editoriales que ofrecen sus obras en librerías, proyecta también una baja en su producción del 15% en relación a las novedades lanzadas en 2017 así como también en la primera tirada, donde se estima una caída de alrededor de un 30%.

A esto se le suma la caída en los puestos de trabajo de los empleados del sector, ya que, en dos años, el empleo directo en el sector editorial se redujo en un 20%. En cuanto al empleo indirecto, que engloba a traductores, correctores, diseñadores y otros agentes, cayó un 15%. En tanto en las librerías, el personal se redujo un 25% desde el 2016.

Y por último, los empresarios del sector no ven con buena cara el 2019. Según una encuesta realizada en el informe, el 48% de los empresarios ven peor a la producción en su propia empresa, el 29% “ni mejor ni peor”, y tan sólo el 14% ve alguna mejora leve. Y con respecto a la visión global del sector, hay casi un 70% de visión pesimista, y un 15,2% de que se mantendrá igual.

Comment here