Principales

Nuevo brote de Hantavirus

Nuevo brote de Hantavirus

Por Pedro Sánchez Trapes

El pasado 19 de diciembre, el (ex) Ministerio de Salud publicó en su sitio web una Alerta Epidemiológica 1 por un nuevo brote de Hantavirus, en la localidad de Epuyén, provincia de Chubut. Dicha eclosión consta de “un total de 16 casos sospechosos de hantavirosis: 9 confirmados, 4 en  estudio y 3 descartados, con 4 casos fallecidos hasta el momento.” El último boletín Epidemiológico 2 del (ex) Ministerio de Salud, publicado el 4 de enero, no informa nuevos casos.

Siendo que nuestro Municipio ha padecido en años anteriores la misma zoonosis, ya que la Provincia de Buenos Aires es zona endémica de Hantavirus, es valedero realizar un pequeño resumen de sus principales síntomas, y las medidas que se pueden tomar en casa para prevenir esta afección.

¿Cuándo sospecharlo?

Persona de cualquier edad y sexo, que presente:
● Síndrome febril agudo de menos de 7 días de evolución;
Y
● Uno o más de los siguientes signos o síntomas: cefalea, mialgias, náuseas, vómitos,
diarrea, dolor abdominal, decaimiento, dificultad respiratoria;
Y
● Al menos uno de los siguientes antecedentes epidemiológicos: Antecedente de viaje o
estadía dentro de las 4 semanas previas al inicio de los síntomas a zonas endémicas y
haber realizado tareas laborales o recreativas de riesgo; Haber tenido contacto estrecho
con un caso confirmado de hantavirosis.

¿Qué acciones puedo realizar para reducir las posibilidades de padecerlo?
● Evitar la convivencia con roedores y el contacto con sus secreciones.
● Evitar que los roedores entren o hagan nidos en las viviendas.
● Tapar orificios en puertas, paredes y cañerías.
● Realizar la limpieza (pisos, paredes, puertas, mesas, cajones y alacenas) con una parte
de lavandina cada nueve de agua (dejar 30 minutos y luego enjuagar). Humedecer el piso
antes de barrer para no levantar polvo.

● Colocar huertas y leña a más de 30 metros de las viviendas, cortar pastos y malezas
hasta un radio de 30 metros alrededor del domicilio.
● Ventilar por lo menos 30 minutos antes de entrar a lugares que hayan estado cerrados
(viviendas, galpones). Cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo húmedo antes de ingresar
o mascarilla respiratoria.
● Tener especial cuidado en la puesta en marcha de ventiladores y de aparatos de aire
acondicionado cuyos filtros o conductos puedan haber tenido contacto con polvo
contaminado, roedores o excretas de estos. De tener que realizarlos, cubrirse con una
mascarilla.
● Al acampar hacerlo lejos de maleza y basurales, no dormir directamente sobre el suelo y
consumir agua potable.
● Si se encuentra un roedor vivo: usar veneno para roedores o tramperas para capturarlo
(no intentar tocarlo o golpearlo). Consulte en el municipio si se dispone de un servicio de
control de plagas.
● Si se encuentra un roedor muerto: rociarlo con lavandina junto con todo lo que haya
podido estar en contacto y esperar un mínimo de 30 minutos. Luego recogerlo usando
guantes y enterrarlo a más de 30 cm de profundidad o quemarlo.
● Las personas que presenten síntomas de la enfermedad deben concurrir rápidamente a
un establecimiento de salud para la consulta y evitar el contacto estrecho con otras
personas.

Por último, ¿Qué es el Hantavirus?

Es una zoonosis (enfermedad transmitida de animales a hombres) siendo su vector
el ratón colilargo. Los hantavirus se transmiten fundamentalmente por inhalación de
aerosoles cargados de partículas virales provenientes de las heces, orina y saliva de
roedores infectados. Otras posibles vías de transmisión son: contacto con excrementos o
secreciones de ratones infectados con las mucosas conjuntival, nasal o bucal, o
mordedura del roedor infectado.

La transmisión al humano generalmente ocurre al introducirse en el hábitat de los
roedores en zonas suburbanas y ambientes rurales, principalmente en los peri-domicilios y
durante el desarrollo de actividades laborales, recreativas, o en lugares cerrados como
galpones o depósitos infestados por roedores. También existe evidencia de transmisión
persona a persona, y por ello, las secreciones y otros fluidos humanos deben considerarse
potencialmente peligrosos.

Los primeros síntomas son similares a un estado gripal: fiebre 38°C, dolores
musculares, escalofríos, cefalea, náuseas, vómitos, dolor abdominal, diarrea sin
compromiso de vías aéreas superiores

Imagen: Vía Pais

1 https://www.argentina.gob.ar/sites/default/files/2018-12-19-alerta-hantavirus-version-13hs.pdf
2 https://www.argentina.gob.ar/sites/default/files/biv_434_semanal_0.pdf