Deportes

La Copa América fue positiva para Argentina aunque sigue sin una idea clara de juego

La Copa América fue positiva para Argentina aunque sigue sin una idea clara de juego

 El tercer lugar cayó de buena manera en la Selección, pero eso no ocultó la falta de funcionamiento del equipo. 

Por Sebastián López Márquez.

La medalla de bronce en la Copa América le sintió bien a la Selección Argentina por cómo empezó y porque no se esperaba que tuviera un buen desempeño. Pero esa dulce sensación no debe esconder que no pudo desarrollar su idea de juego. Ante eso, surge el primer interrogante: ¿cuál es la manera de jugar que tiene el equipo? 

En su debut ante Colombia, Lionel Scaloni alineó en el medio, que es la zona donde se gestan las acciones de peligro, a Guido Rodríguez junto a Leandro Paredes y Giovani Lo Celso, con Ángel Di María y Lionel Messi por las bandas. Sin embargo, el funcionamiento no estuvo y los cafeteros supieron aprovechar el espacio que dejó la defensa albiceleste para ganar el partido.  

Ante Paraguay, el entrenador remplazó a Renzo Saravia por Milton Casco en el lateral derecho, y ubicó a Roberto Pereyra además de Rodrigo De Paul. A su vez, sustituyó a Sergio Agüero por Lautaro Martínez. Pero, ¿qué intentó buscar el DT con esas modificaciones? ¿acaso le sirvieron para mejorar su idea de juego, o definió su forma de encarar los encuentros en base a cada jugador que se le ocurrió poner como titular? Entonces, ¿cuál es el proyecto de juego que desea?

Esa última pregunta es la que todavía no se develó a lo largo de su ciclo porque decidió apostar por las rotaciones y no sentó un once fijo que permitiera entender qué quiere hacer. Por ejemplo, ante Venezuela eligió darle el puesto a Marcos Acuña por sobre Lo Celso, pero las características de ambos son muy diferentes: el ex Racing es un volante que tiene un gran despliegue mientras que el jugador del Real Betis es un futbolista de manejo y cierta conducción. Además, en el primer partido dispuso de un triple cinco, mientras que ante la Vinotinto y contra Brasil aisló a Paredes en la mitad de la cancha, aunque centralizó a Messi para cubrir mejor ese sector. 

Por otro lado, la actuación del capitán de la Selección no ayudó a disimular la falta de claridad en conceptos a la hora de resolver en la cancha. Solamente ante los locales disputó un buen partido e incluso él reconoció su flojo rendimiento. 

De esta manera, el recuerdo que dejó este equipo es alguna pincelada de Juan Foyth, el despliegue de Paredes y algunos ataques de Martínez. Demasiado poco para un conjunto que aspira a pelear por cada torneo que juega. Aunque lo más preocupante es que no se trabajó de la manera adecuada para consolidar un buen funcionamiento que permitiera potenciar las individuales. Así, los terceros puestos serán valorados por llegar hasta esa posición sin ideas, que darles su lugar por el fruto del nivel colectivo.