Efemérides

La CHA cumple 35 años de militancia y resistencia

La CHA cumple 35 años de militancia y resistencia

Por Melisa Contreras.

La Comunidad Homosexual Argentina (CHA) es una asociación no gubernamental que nació un 16 de Abril de 1984 con el fin de defender los derechos de la comunidad LGBTI. Junto al grupo Nuestro Mundo y el Frente de Liberación Homosexual, fue una de las primeras organizaciones en el país que brindaba información acerca del movimiento y otras cuestiones relacionadas a la prevención del VIH, asesoramiento legal y psicológico.

Al principio eran solo unos cuantos. No es lo mismo cruzarse un varón hoy en la calle con glitter, que en aquel momento. Y si bien siguen existiendo este tipo de violencias, podemos decir que se logró una gran cuota de libertad, gracias a la militancia de estos grupos.

“Es importantísimo reconocer el trabajo realizado por la CHA, una organización pionera que permitió la conquista de una gran cantidad de derechos y que se sigue manteniendo a través del tiempo, a pesar de las persecuciones. Recordemos que surgió luego de un contexto muy adverso, sufriendo las consecuencias de una dictadura”, comenta Toni Domínguez, integrante de la Dirección de Diversidad Sexual de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la UNLP.

Los integrantes de la CHA se la jugaron, se animaron a salir y defender sus derechos y los de miles. Uno de ellos, fue su fundador Carlos Jáuregui, presidente de la CHA entre los años 1984 y 1987. Con un intenso activismo, Jáuregui buscaba que los temas que preocupaban al movimiento tuvieran una visibilidad mediática fuerte. En los archivos televisivos de la década de los 90, momento en el que, por mencionar, el concepto de “homofobia” era casi desconocido, lo encontramos debatiendo con una postura sólida y genuina, a pesar de estar envuelto –y expuesto- a un público que en general atacaba catalogando a ciertas elecciones u orientaciones sexuales como enfermedades.

Carlos Jáuregui, fundador de la CHA.

Además de sus múltiples actividades en pos de propagar los derechos LGBTI y el reconocimiento de éstos, la CHA formó parte de la comisión organizadora de la Marcha del Orgullo Gay, de la que participaron también otros movimientos y que hoy sigue tomando otras formas.

“Hubo una ruptura a partir de la aparición en lo publico en la primera Marcha del Orgullo en el que iban con máscaras por la vergüenza, por no poder transitar la vía pública, con la presencia de las compañeras trans y travestis que resistían a la persecución en los Bosques de Palermo en aquella época”, añade.

Las bases que sentaron estos colectivos en pos del respeto por la diversidad sexual y de género, permitieron que la discusión política en torno al tema avance, posibilitando la conquista de derechos tales como el matrimonio igualitario, la inclusión de trans en diversos ámbitos, y a su vez que hoy estemos rompiendo hasta el lenguaje hegemónico y exigiendo la plena implementación de la Educación Sexual Integral (ESI), medida fundamental y urgente para el cambio de paradigma de las nuevas generaciones.

En ese sentido, el anhelo de una sociedad que respete las identidades, hizo que la lucha se fuera inmiscuyendo cada vez más en todos los espacios, ejemplo claro el Día de la Memoria: “Lo que pasó el 24 de Marzo fue un hecho histórico para las marchas por este día, donde siempre hablamos de los desaparecidos, de la memoria colectiva, pero donde la identidad pareciera que solo es un privilegio de los heterosexuales. Esta vez fue la primera en la que se visibilizó la persecución específica al movimiento LGTBI y en la que se nos empieza a nombrar dentro de las cifras de los compañerxs desaparecidxs y perseguidxs, lo que demuestra que seguimos profundizando el camino que nos dejan las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo”, comenta Toni.

A 35 años la CHA, actualmente presidida por César Ciglutti, sigue latiendo: “Es muy importante que estas organizaciones continúen en vigencia y trabajando en conjunto, hoy los espacios por la diversidad nos estamos aunando por la embestida del macrismo a nuestros derechos, pero sabiendo que tenemos muchas más herramientas”, concluye Toni.