El sumo pontífice escribió la misiva al cumplirse un mes del asesinato del joven en Villa Gesell. “Quiero asegurarles mi compañía espiritual”, dijo.

El papa Francisco envió a los padres de Fernando Báez Sosa una emotiva carta a un mes del crimen ocurrido a la salida del boliche Le Brique en Villa Gesell, donde este martes se realizó una misa para pedir justicia por el joven.

“Por favor, no se olvide de rezar por mí. Que Jesús los bendiga y la virgen santa los cuide. Fraternalmente, Francisco”, cerró la carta.

Francisco llamó por teléfono a Silvino Báez y a Graciela Sosa días atrás para darles el respaldo religioso tras el crimen de Fernando, ya que son muy creyentes y profesan la religión católica.

Días después volvió a llamar a la casa de los padres del joven asesinado, pero ellos no estaban y les dejó un mensaje en el contestador automático.

El obispo de Mar del Plata, monseñor Gabriel Mestre, presidió la misa en Villa Gesell, en el lugar del asesinato de Báez Sosa, para pedir por el “eterno descanso” del joven y por “justicia”.