EconomíaSociedad

Jubilación para amas de casa: un ejemplo de inclusión social

Jubilación para amas de casa: un ejemplo de inclusión social

 La Ley nacional de moratoria se sancionó en 1995 e implementada en 2006 bajo el gobierno Kirchnerista. Se trataba de una legislación que le brindaba la posibilidad a amas de casas, que no llegaban a los treinta años de aporte, pudieran comprar años con un plan de pago accesible. Durante 2003 y 2016 pudieron jubilarse más de un 1.796.439 mujeres.

“La moratoria es la decisión política de reconocer a la jubilación como un derecho, es decir, reconocer al trabajo más allá de los aportes o no. Porque la persona que trabajó, independientemente de la regularidad o no, hizo un aporte a la sociedad con su trabajo. En ese sentido, es fundamental para las amas de casa y es un reconocimiento al empleo doméstico porque, valga la redundancia, se les reconoce el trabajo para reproducir la fuerza de trabajo”, explicó Eva Sacco, economista y parte del Centro de Economía Política Argentina (CEPA).

Cabe destacar que el 62% de las personas que realizan trabajos relacionados con el cuidado, son mujeres; en tanto el 94% de las ocupaciones no asociadas con los cuidados, las realizan hombres. Además de destacar según datos del Indec, las trabajadoras perciben un 25,2% menos que los varones. La informalidad laboral llega al 37% del empleo no registrado. A todo esto hay que sumarle la jornada de trabajo de 6 horas dedicadas por día a las tareas del hogar que hasta el 1 de julio serán reconocidas.

La moratoria, por lo tanto, representa un avance en materia de igualdad de género e inclusión previsional. En las últimas horas circuló el rumor de que Mauricio Macri podría darla de baja a pedido del Fondo Monetario Nacional, generando criticas de numerosos actores sociales. Uno de ellos fue el Diputado Nacional Horacio Pietragalla, quien se manifestó por su cuenta de Twitter.

El gobierno, en tanto, aún se mantiene en silencio.