Espectáculos

Halloween 2018

Halloween 2018

Octubre de este año recibió en la sala de los cines de todo el mundo a Halloween, de David Gordon Green. Este slasher de terror es una secuela directa de la mítica película del mismo nombre, que este mismo mes cumplió su 40 aniversario.

Por Maximiliano Muñoz

 En octubre de 1978, cuando las calles norteamericanas se llenaban de chicos Y chicas pidiendo “golosinas” mientras iban disfrazados de sus monstruos favoritos, una película con el mismo nombre de la festividad de Halloween, apareció en las carteleras de los cines. Dirigida por John Carpenter, este film de terror cuenta la historia de Michael Myers, un niño de 6 años que en 1963 asesinó a su hermana mayor apuñalándola múltiples veces, para luego ser restringido en un internado. Quince años después, lograría escapar para volver a su ciudad natal. Ya allí conocemos a Laurie Strode, interpretada por una jovencísima Jamie Lee Curtis –la reina del terror-, quien a lo largo de la película será acosada por un enmascarado Michael Myers, el cual irá matando uno a uno a quien se le interponga en su camino. Suena una primicia simple, algo cliché de las películas de terror de asesinos que tantas veces se ha visto. Pero Halloween de 1978 es considerada como la película pionera de este género del cine, más específicamente conocido como slasher. Si bien cuatro años antes, La masacre de Texas, de Tobe Hooper, ya había introducido al cine un asesino loco que mata a sangre fría a un grupo de jóvenes, fue Halloween la que introdujo y marcó las características principales de este género; como dirigirlas, los rasgos del asesino principal, y la estructura de las tramas. De acá saldrían películas icónicas como Viernes 13 (1980), con el imparable de la máscara de hockey sobre hielo, Jason; Pesadilla en la Calle Elm (1984), con el demonio onírico del guante con cuchillas, Freddy Krueger; o Scream (1996), la película que homenajearía a los clichés del cine de terror.

         Cuarenta años después del estreno de Halloween, Michael Myers ha vuelto. Esta nueva película del 2018 se presenta como una secuela directa de la primera. Esto significa que las otras seis secuelas que se realizaron en los ochenta y noventa, y los dos remakes de 2007 y 2009 han sido borradas de la continuidad temporal, y se comenzará con una nueva historia cuarenta años después de la primera masacre de Halloween. Consigo, esta nueva versión trae a la misma Jamie Lee Curtis, quien vuelve a interpretar el papel de Laurie Strode. La historia se centra en una Laurie que, décadas después, sigue aún traumatizada con el horror que le hizo vivir Michael Myers, y que se ha preparado toda su vida para el momento en que este vuelva. Esta película hace un gran trabajo en hacer un fiel homenaje al clásico de 1978. No sólo con la continuación de la historia; el director logró respetar el estilo y ambiente que generó su antecesor, Carpenter, en los planos, los personajes, los escenarios y homenajeando a muchas secuencias. Por lo tanto, Halloween de 2018 cumple muy bien la función de recordar, respetar y mejorar en algunos aspectos lo que supo dar la película original; así que para los fans del terror este film estará repleto de pistas y homenajes a su antecesora. Además, de un Michael Myers que parece alguien casi imparable, y que no tiene problemas en matar a cualquiera que se le cruce.

Lo malo. Como secuela, tiene el error de no innovar. El director se volcó tanto en querer rendir tributo a la película de 1978, que esta nueva no trae nada totalmente nuevo a la historia. Lo único que hacen es romper con la versión de que Michael y Laurie eran hermanos, que se planteó en la secuela original; en esta, no lo son. En dos momentos, se ve que los guionistas quisieron meter un eje nuevo, pero rápidamente el desarrollo mismo de la película se encarga de sacárselo de encima de una escena a la otra. (SPOILER) En específico, la película empieza con dos periodistas que realizan una investigación sobre el caso Myers y le hacen una visita al hospital psiquiátrico donde el asesino está encerrado. Aquí los escritores amagan con una historia paralela donde tratarán de buscar una respuesta a qué lleva a Michael matar. Pero los periodistas son asesinados antes de la media hora de película. En un segundo momento, el psiquiatra de Myers, el doctor Sartain, da un sorpresivo giro argumental al matar al sheriff del pueblo, quien había logrado noquear al homicida. Pero en la siguiente escena este último despierta y mata al psiquiatra. Quisieron traer algo nuevo y prefirieron quedarse en la zona de confort. (FIN DE SPOILER)

Lo bueno. A pesar de no innovar, la cinta resuelve de muy buena manera ser lo que vino a ser: una película de slasher. Logra hacer ver a Michael como un ser imparable, y nos regala algunos buenos sustos, así como un gran puñado de muertes violentas. La escena del “plano secuencia” de Myers caminando por el barrio y entrando a casas donde mata a personas al azar, es simplemente magistral; y termina con una muerte que, personalmente, me hizo sobresaltar, siendo aún una muerte anunciada y todo.

Halloween de 2018 es una muy buena película dentro del género, entretenida para los que no lo conocen y satisfactoria para los que sí. Logra retomar la cinta original y, a pesar de sus pocos errores en el libreto, logra su objetivo principal: se convirtió en la segunda película de terror en la historia que más recaudó en su primera semana de estreno, con una  recaudación de 77.5 millones de dólares en Norteamérica, después de IT (2017) del director argentino Andy Muschietti. Definitivamente es de las mejores películas de la franquicia –en mi opinión detrás del remake de 2007 de Rob Zombie- y deja al nombre de Michael Myers en el podio eterno de los asesinos del cine de terror.