Espectáculos

Gotham: La serie aclamada por los fanáticos

Gotham: La serie aclamada por los fanáticos

Lo que DC falló en la pantalla grande con el torpe intento de crear su universo de superhéroes, lo supo compensar con series como The Flash, Supergirl y en menor medida Arrow y Legends of Tomorrow. A las primeras mencionadas se le suma Gotham, la que mejor aprovechó sus cuatro temporadas (aún queda la última a estrenar en marzo de 2019) para contar la historia de la ciudad antes de Batman.

Por Manuel Hutchins

¿Por qué? Sencillamente porque supo retratar el mundo del mejor héroe de DC (el que prefiera a Superman, ahí tiene la puerta), narrando los caminos de sus personajes de manera fiel, tomando no sólo las mejores historias de sus cómics (La broma asesina, La Corte de los Búhos entre otras), sino también de las mejores películas (La trilogía de Christopher Nolan, obviamente) e incluso sus videojuegos (Batman: Arkham City y Batman: Arkham Knight).

La trama comienza con el regreso del honesto detective Jim Gordon (Ben McKenzie), al departamento de policía de su ciudad donde trabajará con su nuevo compañero, Harvey Bullock (Donald Logue), un policía que es el fiel reflejo de la corrupción en la ciudad. Gordon vuelve a Gotham con su prometida, Barbara Keene (Erin Richards).

El primer caso que él y Bullock deben investigar, es precisamente el asesinato de Thomas y Martha Wayne, padres de Bruce (Dave Mazouz), a manos de Joe Chill. Así se conocen el policía y el joven multimillonario, quien no es el único testigo del crimen de su familia: desde la oscuridad y en las alturas, Selina Kyle (Camren Bicondova), una joven delincuente criada en las calles y futura Catwoman, también presencia el episodio.   

A partir de ese primer episodio y a través de la investigación del crimen de los Wayne que llevará Gordon y Harvey por el bajo mundo del crimen, iremos descubriendo a quienes tiempo después serán los villanos con los que Batman tenga que lidiar. Allí dos antagonistas se disputan el poder: Fish Mooney (Jada Pinkett Smith), la despiadada jefa que no necesita sobornar policías ya que prefiere la amenaza de muerte directa a cualquiera que interfiera con sus intereses o cuestione su liderazgo. Del otro lado está Carmine Falcone (John Doman), jefe de la mafia italiana, con carrera y currículum más extenso como criminal, lo cual lo convierte en una figura poderosa; amigo de jueces y políticos, los años le otorgaron no sólo el respeto y temor de los ciudadanos, sino también una elegancia que recuerda al Vitto Corleone de Marlon Brando. Al igual que El Padrino, ese charme no hace que le tiemble el pulso a la hora de mandar a matar.

Con la guerra a punto de desatarse, Fish Mooney cree que el reinado del italiano ya tiene las horas contadas. De su banda conoceremos al último orejón del tarro, humillado por ella constantemente y ninguneado por sus secuaces: Oswald Cobblepot (Robin Lord Taylor), un aspirante a mafioso que se contenta por el momento con sostener el paraguas de Fish, y cuyo problema para caminar provoca que ella lo llame despectivamente con el apodo de “Pingüino”. Por otro lado se ve al forense del departamento policial, Edward Nygma (Cory Michael Smith), un sociópata que no puede dejar de formular acertijos a sus compañeros de trabajo.

Aquí es necesario hacer un alto para destacar a estos dos personajes a través de las cuatro temporadas y la relación que construyen mutuamente en su evolución. Las escenas que los tienen juntos son clases magistrales de actuación a lo largo de la serie.

El camino de Gordon investigando la verdad sobre quién está detrás del asesinato de los Wayne lo llevará a entablar una relación de amistad con Bruce, quien sólo cuenta con la compañía de su tutor legal y mayordomo, Alfred Pennyworth (Sean Pertwee), un ex soldado de la corona británica.

La primera temporada acompañará el desarrollo de la trama principal con la aparición de casos y asesinatos, de los cuales algunos de ellos tendrán como protagonistas a futuros enemigos del encapotado y donde quizás el más importante es Jerome Valeska (Dominic Monaghan), su némesis histórico: The Joker. Otra mención especial para el trabajo del actor, a quien no le pesó la herencia de nombres como Jack Nicholson y Heath Ledger, los actores que antes lo interpretaron. Hay que decir que, si bien se trata de dos intérpretes que construyeron distintas versiones del Príncipe Payaso del Crimen, la mayoría coincide con que la de Ledger en The Dark Knight no sólo se acercó más al perfil de los cómics, sino que dejó la vara muy alta para los futuros actores que se quisieran meter en la piel del Joker.

Y si bien Monaghan hace suyo el papel, lo cierto es que toma ciertos elementos de Ledger pero no como una mala imitación sino a modo de homenaje y le queda perfecto.

Lo que esta serie permite es que a todos sus personajes se les dedique el tiempo necesario para mostrar cómo es que llegan a ser lo que conocemos. Tienen su propio origen y la posterior evolución en la trama. Eso resulta muy interesante para aquellos que siempre quisimos ver la historia y las circunstancias que los llevaron a convertirse en héroes o villanos.

Porque ¿Quién de todos los que admiramos a Batman no esperaron esto? Saber cómo es que Alfred llega a la vida de los Wayne, o ver que incluso un hombre honrado como Gordon, también puede caer en el barro porque la oscuridad y el mal de Gotham tarde o temprano infectan a todos los que viven allí. El sendero de Bruce también tiene mucho de eso a lo largo de las temporadas, para dejarnos en claro que nadie está exento de sus demonios y miserias.

Es así que en estos cuatro años, con 22 capítulos cada temporada, se muestra a la ciudad pariendo a Jonathan Carne (El Espantapájaros), Ivy Piper (Hiedra Venenosa), Rha’s Al Gul, Jervis Techt (El Sombrerero), Azrael, Solomon Grundy, Victor Fries (Mr. Freeze), Victor Zsasz y Harvey Dent (Dos Caras), entre otros.

Al comienzo del texto dije que la producción había tomado lo mejor de cada fuente. Hay muchos guiños a momentos puntuales de los cómics con escenas que los recrean con increíble calidad y parecido; lo mismo sucede con la trilogía de Nolan, que se encargó de darle la pincelada de realidad al murciélago mostrando tecnología que hacía posible la existencia del traje, la capa que se ponía rígida y le permitía planear, sumados el resto de los chiches y el batimóvil. También tomó recursos fantásticos como el de aguas místicas que resucitan cuerpos, experimentos fallidos que explican el origen de ciertos villanos, pero los que consumen las aventuras de Batman no deberían sorprenderse de eso.

Tal vez haya arcos argumentales que se crean y extienden innecesariamente dando la sensación de que deben llenar el número de capítulos para completar la temporada. Pero eso pasa en todas las series a menos que hablemos de Breaking Bad que no tiene una escena de más.

Resta la temporada final para cerrar la historia de Batman y compañía. Se sabe que no serán 22 capítulos sino sólo diez, en donde todo quedará establecido para que el héroe se haga cargo de la protección de la ciudad. Para esta ya han confirmado como villano principal a Bane y los realizadores dijeron que en el último capítulo habrá un salto temporal diez años después, dónde por fin, David Mazouz cumplirá el sueño por el que esperó cinco años: vestir el traje del Caballero de la Noche.

Marzo de 2019, te estamos esperando.

Comment here

509Followers
1Subscribers