DeportesGimnasia y Esgrima La Plata

Gimnasia: un minuto fatal que lo dejó sin nada

Gimnasia: un minuto fatal que lo dejó sin nada

 El Lobo ganaba 1 a 0 y, a falta de cinco minutos, consiguió un penal que liquidaba el partido, pero Lucas Barrios lo desperdició y, en la contra, Patronato empató el encuentro.

Por Tomás Torti.

Lo vivido ayer en el Bosque dejó un gusto a Primera Nacional entre los hinchas de Gimnasia. Al Lobo le empataron un partido (que se sintió como una derrota) que lo dejó parado como un equipo de otra categoría. De un penal para liquidar el partido y dejar el último lugar de la tabla, a un empate que lo deja en la nada misma.

Paolo Goltz abrió el marcador a los 5 minutos del primer tiempo desde la pelota parada a cargo de Maximiliano Cuadra, quien ingresó a último momento por Lucas Barrios. El Lobo salió decidido y ese gol temprano dio una sensación de alivio.

En lo que restó de la primera parte, el local mostró solidez defensiva y mucha garra a la hora de marcar, pero no logró generar otras situaciones claras de gol. Tanto Jorge Broun como Nelson Ibáñez no tuvieron inconvenientes.

El único problema del primer tiempo fue la salida tempranera de Jhonatan Agudelo por una lesión en el aductor. En su lugar entró Barrios, quien no tuvo una buena actuación y no mostró peso en la ofensiva.

En el complemento, Gimnasia no bajó la intensidad y fue decidido a buscar el segundo gol. Grandes intervenciones de Harrison Mancilla y contras rápidas de la mano de José Paradela y Maximiliano Cuadra, hacían temblar el arco del Patrón en cada ataque.

Cuando faltaban 25’ para el final, el cuerpo técnico metió un cambio que llamó mucho la atención. Matías Pérez García, de buen rendimiento, dejó la cancha para el ingreso del defensor Manuel Guanini. El equipo retrocedió en la cancha y cedió la pelota, algo que lo complicó por algunos minutos.

Sin embargo, en una contra bien hecha y el sacrificio de Maximiliano Comba al no dar por perdida una pelota, logró que le cometieran penal. Todo era alegría y alivio, pero eso cambió unos minutos luego.

Lucas Barrios malogró el penal. Enseguida se notó un ambiente de desazón que claramente se trasladó al equipo. Golpeados por esa jugada, el Lobo recibió un gol de empate insólito a falta de cinco minutos.

“Es la tercera final del mundo” dijo Diego antes del partido. Gimnasia no jugó mal, fue superior, pero así es el fútbol. Ahora debe ganar todo lo que le queda, sea de local o de visitante, y esperar un milagro.