Deportes

Fin de la seguidilla

Fin de la seguidilla

Por Pedro Sanchez Trapes

Por fin se dio por terminada la seguidilla de partidos para el Pincha, donde no pudo “relajarse” en ninguno, ya que en todos y cada uno de ellos debió salir a ganar para poder seguir estando en lo más alto de ambas competencias. No lo logró en la Libertadores, aunque tiene algo más que un consuelo al jugar la Sudamericana a partir de julio, y sí lo logró en el torneo doméstico, donde hoy se ubica quinto, puesto que otorga boleto para la Libertadores 2018.

Nuevamente el pincharrata se vio movilizado hacia la ciudad de Quilmes, para jugar en el coqueto Estadio Centenario, recinto que le trae gratos recuerdos a la retina del hincha albirrojo, aunque, Lunes a las 19 horas, atentó contra las posibilidades del hincha de asistir, notándose una clara merma en la cantidad de público local.

Nelson Vivas, planteó una pequeña modificación táctica (plantel corto, seguidilla de finales y 3 jugadores afectados por la Selección juvenil atentan en su  contra para repetir el equipo), pasando de un 4-1-4-1 a un 4-4-2 clásico, poniéndolo en nombres propios: Andújar; Aguirregaray, Schunke, Desábato, Diarte; Solari, Damonte, Cascini, Quintana; Viatri y Otero. En frente, esperaba un áspero Union, que si bien no tiene problemas con el descenso, viajó 300 kilómetros para buscar engrosar su promedio, y no tener problemas la próxima temporada, donde habrá 28 equipos compitiendo, y 4 de ellos descenderán a la B Nacional. Y, para cumplir su cometido, se paró con Fernandez; Brítez, Erramuspe, Sánchez, Zárate; Magallán, De Iriondo; Gamba, Vadalá, Pittón; Soldano.

Silvio Trucco dio el pitazo incial, y tan sólo 2 minutos después, llegó el primer grito de gol, tras una perfecta ejecución de Augusto Solari de un tiro libre desde la  banda izquierda, a la altura del punto penal, fue Lucas Viatri quien conectó el esférico, exigiendo a Nereo Fernandez, que llegó a evitar la caída de su arco, pero estaba Matías Aguirregaray en el lugar  y en el momento indicado para capitalizar el rebote y darle un pase a la red. 1 a 0 desde el vestuario.

El pincha pasó los siguientes minutos dominando el encuentro,  sin encontrar fluidez ni ideas, aún era el dueño de la pelota. Y mientras el reloj corría, a los 25 minutos llegó el segundo gol, también de Matías Aguirregaray, también de rebote, y también por centro de Augusto Solari ¿Diferencias? Fue de córner, no de tiro libre, y, la definición del Vasquito fue exquisita, esperando un segundo más con la pelota en los pies, para definir de manera sútil al arco, ya que el defensor y el arquero le dieron via libre al palo derecho. 2-0, una diferencia que en el juego no era tal, pero la efectividad pincharrata fue un golpe al mentón para el Tantengue.

Con su orgullo herido, el conjunto visitante fue al frente  los siguientes diez minutos, se paró más adelante, y, tuvo varias chances para marcar, la más clara fue desviada por Matías Aguirregaray en la línea de fondo. Sí, toda una pesadilla para Unión el Vasco.

Luego del temblor, el pincha se acomodó, y el primer tiempo no dio para más.

 

Puso el cerrojo

 

Se lo notaba falto de fútbol a Facundo Quintana quien hacía mucho no jugaba,  no supo coordinar bien con Lucas Diarte y la banda izquierda fue el sector predilecto para los ataques de Unión.

Entonces en el vestuario, Nelson Vivas decidió volver a su 4-1-4-1 de fechas anteriores, mandando a Rodrigo Braña en lugar del mencionado Quintana y a Otero a jugar por la banda izquierda. El pincha se plantó más adelante, al menos, al inicio del segundo tiempo. Antes de los 15, ya había agotado los tres cambios, ya que salieron con molestias Damonte y Viatri, ingresando en su lugar Gómez y Toledo respectivamente..

El segundo tiempo fue un partido chato, donde se vio a Estudiantes cansado y sin frescura, aunque tuvo dos oportunidades claras para marcar, pero claro, Unión tuvo las suyas, y de no haber sido un poco por la fortuna y otro tanto porque Andújar tuvo un gran día, pudo haber inflado la red el equipo visitante. No fue así  y el partido terminó 2-0 a favor del pincha, que por fin tendrá una semana casi entera para pensar y diagramar el partido del sábado próximo con Lanús  donde contará con los tres juveniles afectados a la sub-20.

Termina arrojando un saldo positivo la seguidilla de partidos y ahora, apuntará todos los cañones al torneo local, ya que hasta julio no participará por la Copa Sudamericana. Hoy por hoy se ubica quinto, esto le permite depender de sí mismo para clasificar  a la copa más importante en el orden sudamericano.

Aunque hoy no se lució y quizás el resultado sea un poco abultado en comparación a lo demostrado por ambos en el terreno de juego, la Nelsoneta volvió a sumar de a tres y se ilusiona con tener revancha en la próxima edición de la competencia más añorada por toda la familia de Estudiantes: La Copa Libertadores.

Comment here

509Followers
1Subscribers