Deportes

El vóley argentino tuvo un día perfecto

El vóley argentino tuvo un día perfecto

 Las Panteras lograron su primera medalla en los Juegos Panamericanos. Mientras que el equipo masculino fue el primer clasificado a los Juegos Olímpicos y los disputará por tercera vez consecutiva.

Por Tomás Torti.

El vóley argentino hace historia. En lo interno, la Liga Argentina es cada vez más concurrida y más visualizada en la televisión. Los y las jugadoras reclamaron ante la Federación de Voleibol una mejora de las condiciones y un paso más hacia la profesionalización. Hoy, esos mismos demostraron porque merecen un vóley mejor.

Las Panteras, quienes más dificultades tuvieron a lo largo de la historia. Lograron su primera clasificación a unos Juegos Olímpicos en 2016 y, el día domingo, consiguieron su primera medalla panamericana.

Para lograrlo, le ganó a Brasil nuevamente (ya lo había hecho en la fase de grupos) y por el mismo resultado: 3 a 0. Los parciales fueron de 26-24, 25-20 y 25-21, y el cotejo fue tan sólo once horas después de haber disputado las semifinales ante República Dominicana.

El equipo volvió a ser efectivo en todas sus líneas, Lucia Fresco fue clave en los costados para sumar y la central Julieta Lazcano aplicó la defensa necesaria para conservar la ventaja a lo largo de los sets y subirse al podio.

En tanto, el conjunto masculino logró la clasificación a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 al ganar los tres partidos del Preolímpico ante Canadá, Finlandia y China. Éste último lo ganó por 3 a 2 (19-25, 25-22, 25-21, 18-25 y 15-9) demostrando un gran nivel de juego.

Pero eso ya había quedado claro en los Panamericanos, donde los dirigidos por Marcelo Méndez consiguieron el oro y defendieron el título conseguido en Toronto 2015 y lo sumaron al ganado en Mar del Plata 1995.

Lo cierto es que el vóleibol argentino da de que hablar, la gente consume el deporte, los deportistas viajan por el mundo para dejar bien parado al país, clasifican y ganan certámenes importantes. ¿Qué debe hacer la Federación? Acompañar, de una vez por todas.