EconomíaPolítica

El ajuste, también en políticas de VIH

El ajuste, también en políticas de VIH

 “Por cuatro meses no vamos a poder conocer si las personas con VIH tienen o no carga viral indetectable”, denunció Leandro Cahn, director ejecutivo de Fundación Huésped.

Por Felíx Zabaleta.

Debido a un crítico ajuste en la Dirección Nacional de SIDA y ETS de la Secretaría de Salud de la Nación, los pacientes con VIH que no sean personas gestantes o que no se les haya detectado el virus recientemente no van a poder saber hasta diciembre cuánta carga viral hay en su organismo.

La carga viral es, junto con el conteo de linfocitos T CD4, uno de los parámetros clave para el seguimiento de los pacientes con VIH y constituye uno de los mejores indicadores de respuesta positiva al tratamiento. El Tratamiento Antirretroviral (TARV) está compuesto por un cóctel de 3 medicamentos que deben ser tomados diariamente y que están dirigidos a impedir la replicación del Virus de la Inmunodeficiencia Humana. Sin el cálculo de la carga viral, que hasta diciembre será imposible por falta de reactivos, es imposible saber la respuesta del paciente infectado con VIH al tratamiento.

El VIH es un retrovirus de transmisión sexual, vertical y parenteral (por pinchazos) que infecta a los linfocitos T CD4 y los elimina progresivamente. Estos son los linfocitos encargados de “orquestar” la respuesta inmune, con lo que sin estos, el sistema es incapaz de dar una respuesta eficaz a las infecciones. Es por esto que, con el progreso del virus, los pacientes presentan cargas virales cada vez más altas (por su alta replicación) y conteos de CD4 cada vez más bajos (porque el virus los destruye). Cuando esto sucede, es común que los pacientes presenten infecciones oportunistas, es decir, infecciones por hongos, bacterias y parásitos que no infectan a personas inmunocompetentes (personas a las que el sistema inmune les funciona correctamente). Así es que el diagnóstico se da muchas veces a través de la infección oportunista, como candidiasis, criptosporidiosis, herpes zoster diseminado y otras, antes que por un análisis sanguíneo. 

Cuando esto sucede, es imperante instaurar el TARV y, para ver la respuesta al tratamiento, llevar el conteo de carga viral mensual. De ahora en más, quienes ya tengan su tratamiento instaurado, no podrán saber hasta Diciembre su carga viral, es decir, su respuesta al TARV.

Fundación Huésped reclamó al gobierno de Mauricio Macri que disponga una compra de urgencia de los reactivos. “Es un análisis esencial que nos hacemos para saber y monitorear cómo está nuestra salud”, definió por su parte José María Di Bello, presidente de la Fundación Grupo Efecto Positivo (GEP). “Todo esto tiene que ver con la falta de planificación y previsibilidad tante de medicamentos, reactivos y preservativos pero también tiene que ver con que se ha disminuido el presupuesto año tras año».

No sólo faltan medicamentos y reactivos, otro gran problema sobre el que pusieron el foco las organizaciones fue el recorte en las leches de fórmula que entrega la Dirección a las personas gestantes con VIH que no pueden darle de amamantar a sus hijos por el riesgo de transmisión del virus.

Son estas algunas de las tantas medidas de ajuste en Salud que han ocurrido desde la trágica desaparición del Ministerio de Salud de la Nación, hecho insólito y que sólo ocurrió en el ‘55 y en el ‘66, en contextos de dictaduras militares, y en 2018, durante la presidencia de Mauricio Macri.