EntrevistasPolíticaSociedad

Economía para pocos

Economía para pocos

 La situación económica que atraviesa el país se agrava con el paso del tiempo, mientras el gobierno nacional se muestra decidido a profundizar el camino iniciado al momento de embarcarse en la quita de subsidios y los tarifazos reiterados, la devaluación ocurrida la semana anterior implica un nuevo golpe al bolsillo de la gente.

Al posicionarse la lupa sobre las decisiones que toma el equipo de finanzas del Presidente Mauricio Macri, compuesto por el tándem Luis Caputo (ministro a cargo del área) y Federico Sturzzeneger (titular del Banco Central), puede apreciarse que las medidas impuestas por los mencionados “expertos” del sistema financiero benefician en forma implícita a importantes actores del sector privado donde los actuales funcionarios desarrollaron labores hasta escaso tiempo antes de incursionar en la administración pública.

Como contracara, la timba que existe alrededor del tipo de cambio y la venta de reservas realizada por el BCRA generó en los últimos 30 días una pérdida mayúscula del poder adquisitivo y de consumo de la gran mayoría de la población, que cobra su sueldo en pesos y no posee ahorros significativos en dólares.

El pasado lunes 9 de abril el tipo de cambio oficial era de $20,50 por dólar, por su parte el día de ayer la divisa estadounidense se cotizó en $22,33. Este dato implica que en menos de un mes el Peso sufrió una devaluación cercana al 10%, y por ende el salario de un trabajador argentino se contrajo en ese porcentaje.

Detrás de la apreciación de la moneda estadounidense de estos últimos días, como uno de los responsables directos de dicha situación, aparece un ente que también tuvo su cuota de responsabilidad en la crisis del 2001: el JP MORGAN CHASE, una empresa de asesoramiento financiero internacional que administra fondos de inversiones y coloca deuda para distintos clientes privados en todo el mundo. Esta entidad, a través de su fondo de administración de bonos locales, le aconsejó a sus clientes en la Argentina vender las Letras del Banco Central (Lebacs) y comprar dólares a raíz de la decisión de la Reserva Federal en los Estados Unidos de subir el interés de su moneda.

La liberalización de la compra de divisas implementada por la administración Macri tras las decisión de finalizar el control cambiario sostenido durante el periodo kirchnerista (mal denominado como “cepo” por algunos economistas y periodistas de ideología liberal, críticos de la administración anterior), permitió una corrida bancaria masiva de Lebacs a dólares tras la recomendación del JP Morgan.  Dicha demanda extraordinaria de dólares en un mercado financiero exento de regulaciones, provocó tal encarecimiento de la moneda estadounidense que en apenas 24 horas subió $1,80 por unidad de dólar, llegando a la cifra récord de $23,30 por dólar durante el jueves último (en algunas casas de cambio incluso alcanzó los $24).

Para contrarrestar tamaña devaluación, el BCRA perdió 5 mil 500 millones de dólares de reserva que vendió en el mercado para emparentar la oferta con la demanda y de tal forma intentar depreciar en algunos centavos a la divisa norteamericana. Si esto se suma a los 15 meses consecutivos de déficit en la balanza comercial que padece la Argentina, da un total de 25 mil millones de dólares perdidos en el periodo 2017-2018. Situación que la gestión de Cambiemos planea “saldar” con un mayor endeudamiento.

Vale agregar que tanto el actual ministro Luis Caputo, como su antecesor Alfonso Prat Gay, trabajaron para el JP Morgan tanto en forma directa como indirecta antes de saltar a la arena pública. De tal forma la eliminación de las regulaciones preexistentes al 10 de diciembre de 2015 podrían entenderse como un favor a sus antiguos (¿antiguos?) socios en el sistema financiero. Situación que en la última semana superó todo límite dada la voracidad de los actores vinculados al capitalismo especulativo, e incluso avasalló los “códigos” que esperan de la banca los actuales funcionarios gubernamentales para no quedar expuestos frente a la opinión pública.

El actual contexto refleja como el modelo económico impuesto por la gestión macrista representa una oasis para los grandes jugadores de la timba financiera, mientras se destruye la producción nacional y el bolsillo de la enorme mayoría.

Para entender en forma más detallada lo descrito en el presente articulo, “Cuando el jefe no está” (programa radial de CXCPERIODISMO) conversó con Sebastián Spinosi, quien es Licenciado en Comercio Internacional.

Escuche aquí la entrevista:


Escuche “Cuando el jefe no está” todos los días de lunes a viernes entre las 18 y las 20 horas, por Radio Única 87.9