Efemérides

Día Mundial de la Salud

Día Mundial de la Salud

 Hoy, 7 de Abril, se conmemora el Día Mundial de la Salud.

Por Felix Zabaleta.

Con objeto de concientizar y aportar al entendimiento de la cobertura sanitaria universal y con objeto de conmemorar la creación de la Organización Mundial de la Salud, hoy, 7 de Abril, celebramos el Día Mundial de la Salud.

En nuestro país, reconocido en Latinoamérica por la calidad de su Salud, coexisten hoy tres sistemas: el estatista, el de la seguridad social y el privado. ¿Qué significa esto? Que por un lado existen aquellos servicios de salud brindados por el Estado, gratuitos, por otro lado aquellos servicios financiados por las obras sociales y por último aquellos servicios brindados por el subsector privado que requieren del pago directo.

Este sistema mixto, lejos de ser una ventaja, constituye una desorganización del sistema que impacta negativamente en el acceso a la salud y en los grandes costos acarreados por el estado. Hoy en día, cerca del 10% del PBI es destinado a salud. Sin embargo, las inequidades existen.

Esto no siempre fue así. En 1945, durante el gobierno de Perón, se creó el primer Ministerio de Salud Pública, y su ministro fue Ramón Carrillo. Durante los 10 años que duró su gobierno, la salud pública financiada por el Estado creció enormemente, generando un acceso amplio a la Salud para el conjunto de la población que favoreció la equidad y atacó de manera directa a la enfermedad y a la pobreza.

Es en estos años que se generaron grandes avances en la vacunación y en la erradicación de enfermedades infecto contagiosas.

Con el paso del tiempo, las dictaduras militares y los proyectos neoliberales atenuaron el efecto de la política de Carrillo. Sin embargo, grandes ideas han quedado como legado:

“(…)  la salud es una materia de Estado, siempre que se conciba al Estado como organización política de la sociedad para el bien común. Es evidente que actualmente no puede haber medicina sin medicina social y no puede haber medicina social sin una política social del Estado. ¿De qué le sirve a la medicina resolver científicamente los problemas de un individuo enfermo, si simultáneamente se producen centenares de casos similares de enfermos por falta de alimentos, por viviendas antihigiénicas -que a veces son cuevas- o porque ganan salarios insuficientes que no les permiten subvenir debidamente a sus necesidades? ¿De qué nos sirve que se acumulen riquezas en los Bancos, en pocas manos, si los niños de los pueblos del interior del país andan desnudos por insuficiencia adquisitiva de los padres y tienen así que soportar índices enormes de mortalidad infantil, del 300 por mil, como ocurre en algunas mal llamadas provincias pobres, que yo llamaría más bien provincias olvidadas? (…) 

Los problemas de la medicina, como rama del Estado, no podrán ser resueltos, si la política sanitaria no está respaldada por una política social. Del mismo modo que no puede existir una política social sin una economía organizada en beneficio de la mayoría, tampoco puede existir una medicina destinada a la protección de la colectividad sin una política social bien sistematizada para evitar el hambre, el pauperismo y la desocupación.”