Espectáculos

Capitana Marvel: Lo que fue y lo que vendrá

Capitana Marvel: Lo que fue y lo que vendrá

Rodeada de comentarios a su favor y en su contra previo a su estreno, por fin llegó Capitana Marvel a la pantalla grande. Marvel Studios nos presenta a una nueva heroína en un contexto donde el final de Avengers se acerca, y donde parece que ella será uno de los focos a poner atención para el presente y el futuro del universo que tanto cautivó al mundo.

Por Maximiliano Muñoz 

 Aunque muchos pregonaban que la película sostendría una bandera feminista por toda su duración, muy lejos estuvo de serlo. Y esto tiene que ver con que Capitana Marvel -protagonizada por Brie Larson- siguió respetando el estilo narrativo que Marvel Studios siempre tuvo a la hora de presentar un personaje nuevo. Y es que esto también es algo que muchos de los que se incomodan con las mujeres protagonistas -consciente o inconscientemente- aun no entienden: no es exaltar a la mujer sobre el hombre, sino de ponerla en el mismo lugar de protagonismo en el que hasta hace años atrás nunca estuvo (la única que lo tuvo alguna vez fue la Mujer Maravilla, aunque siempre por detrás de Superman y Batman). El estilo narrativo de Marvel sigue siendo exactamente la misma.

 El filme nos presenta la vida de Carol Danvers -quien en un principio solo se la conoce como Vers-. Una mujer perteneciente a la raza Kree, una raza de guerreros alienígenas, que en su mayoría pertenecen a la Starforce, una especie de grupo militar intergaláctico que si bien aún no ha sido tan explorado en el cine, si tiene su largo trayecto en los cómics. Aquí nos presentan a una Vers, que junto con su equipo parten hacia una misión en un sinuoso planeta, para rescatar a un informante que fue secuestrado por los Skrulls, unas criaturas metamórficas (capaces de cambiar su aspecto) que tienen una guerra de años con los Kree. En la misión, Vers es secuestrada para después terminar pérdida en la Tierra. Allí comenzará a descubrir secretos tanto sobre la guerra en la que los Kree y los Skrulls están inmersos, como cosas de su pasado -el cual ella no recuerda por motivos desconocidos pero que de alguna u otra forma parecen estar relacionados a la Tierra-.

Todo esto relatado anteriormente sucede en los primeros veinte minutos. Esto hace un comienzo algo lento por dos razones: primero, porque toda esta pequeña trama inicial ya es contada en la sinopsis y en el tráiler de la película; y segundo, porque tanto los diálogos como la protagonista y sus acciones están atados a una explicación introductoria de la historia, que se llega a estirar un poco de más y hacerse algo tediosa. La película como tal empieza desde que Vers cae en la Tierra. A partir de allí la acción pasa a ser un poco más dinámica que los primeros minutos. Y así va transcurriendo durante el resto de tiempo -la cinta dura dos horas-; es un sube y baja en donde la cinta pasa por momentos malos, lentos, rápidos, fluidos, aburridos y entretenidos. Pero nunca logra encajarse en una sola velocidad, algo que puede jugar tanto a favor como en contra. Lo que si hay que marcar es que desde que Carol Danvers llega a la Tierra, es a partir de allí que nos chocamos con una clásica e identificable película de Marvel. Pasea por momentos de acción, de emoción, con gags humorísticos por doquier, un giro argumental por la mitad -algo predecible y que se olía a cierta distancia- y un momento heroico al final. Nada nuevo salvo por ser sobre un personaje que hace su primera aparición en este universo.

 Algo parecido sucede con el personaje protagónico; tanto desde la construcción que la historia le va dando hasta por la interpretación de Larson. Nos encontramos con una protagonista que nos demuestra una sensación algo rara. Tensa, engreída, y con una actitud cerrada, en el que no se genera algún tipo de empatía o sentimiento de identidad con ella. Es recién cuando comienza a interactuar con Nick Fury cuando su personalidad cambia. Esto también se ve en el ritmo narrativo. Es el personaje interpretado por Samuel L. Jackson el que trae un aire de renuevo a la película, un sentimiento de mayor agrado y comodidad. Conforme la trama avanza Brie Larson se va soltando más en su interpretación, y es que también lo hace conforme conocemos más de la verdadera historia de nuestra heroína. Hay que tener en cuenta que es la primera película de Capitana Marvel, y que esta no ha chocado tanto a primera vista como si lo han hecho Iron Man o Guardianes de la galaxia. A su vez, personajes como Thor o Steve Rogers tampoco tuvieron un comienzo como personajes con los que el público pudiera congeniar fácilmente, y que fue a partir del correr de la saga que la gente les fue tomando cariño hasta lo que significan hoy en día. Por lo que es muy probable que en el futuro el personaje de Carol Danvers comience a ganarse la simpatía de un público exigente.

 Ya hacia el final la película toma otro color y comienza a ser más dinámica, ya para la pelea definitiva y para cuando Carol Danvers comienza a ser Capitana Marvel. Como primera cinta de este personaje se puede decir que es una presentación aceptable, que nos muestra a una heroína muy fuerte, que puede ser importante para el presente y el futuro de la saga. Como filme por si solo -ya que no podemos obviar todo el contexto que la ata a Avengers: Endgame– es uno de sensaciones neutras. No va más allá de lo que Marvel ya ha mostrado. No es ni de las mejores películas, pero tampoco de las peores. No es terrible pero tampoco espectacular. Simplemente se encuentra en esa mitad que la encaja en una posición neutra en las más de veinte películas que componen este universo cinematográfico. Película disfrutable, de cinco o seis puntos, y que más bien nos sirve como un preludio de lo que está por venir.