Política

Barcesat y Rozanski disertaron en La Plata

Barcesat y Rozanski disertaron en La Plata

 En una actividad organizada por las diputadas de Unidad Ciudadana Florencia Saintout y Susana González, el abogado constitucionalista Eduardo Barcesat y el ex juez Carlos Rozanski hablaron sobre “Lawfare” o guerra jurídica. A través de ella, sostuvieron los magistrados, “se persigue políticamente” a quienes “se oponen al modelo económico vigente”. “Se trata de un segundo plan Cóndor”, expresó Rozanski con respecto a la persecución política a través de la Justicia.

Por Fermín Mandiola.

El anexo de Diputados de la Provincia fue sede de la charla organizada por el bloque de Unidad Ciudadana en la cámara baja. En un auditorio lleno, la apertura estuvo a cargo de la diputada Susana González, quien saludó a los presentes y cedió la palabra a los expositores. El primero en hacer uso de la misma fue el ex Juez Carlos Rozanski, quien renunciara a su cargo a los pocos meses del comienzo del gobierno de Mauricio Macri, tras denunciar presiones políticas.

Rozanski dijo que “se cambiaron las guerra de bombas por guerras jurídicas”, donde los “operadores” son “jueces y fiscales”. Asimismo denunció al Presidente Macri de integrar una “asociación ilícita”, conjuntamente con los ministerios de Justicia y Seguridad, y parte del poder Legislativo y Judicial. Esto es connivencia con los servicios de inteligencia, a los cuales caratuló de “inservibles”. “Estamos ante un segundo Plan Cóndor, donde se cambiaron las pistolas por jueces”, agregó el ex Juez.

Rozanski también les dedicó unas líneas a Rafael Nahuel, Santiago Maldonado y Facundo Ferreyra, asesinados directa o indirectamente por fuerzas del Estado y con aval político. En el cierre de su exposición, el abogado se refirió a la posición del gobierno nacional con respecto al policía Chocobar; “felicitar a quien mata por la espalda, es un acto perverso”, cerró.

El constitucionalista y defensor de Derechos Humanos, Eduardo Barcesat, dijo que el rol principal del Poder Judicial es el de “preservar el poder económico”, ya que lo principal para él es “el derecho de propiedad privada, por sobre la vida y la libertad”.

Haciendo una breve reseña histórica, Barcesat recordó que “la Corte Suprema fue la única que no se tocó durante la dictadura, mientras se cerraba el congreso y desaparecía gente” y en ese sentido, que “Alfonsín fue el primero que la sufrió, cuando pospuso el pago de unos bonos en 1983”. De igual forma, el abogado marcó que la situación de las prisiones preventivas es “agraviante” y que su uso “deberá ser modificado en un futuro”.

Por último, subrayó la necesidad de que el Consejo de la Magistratura tenga “representación popular” y que los jueces “no se eternicen en los cargos”, se alineó a la postura de Raúl Zaffaroni de ampliar la Corte Suprema y leyó el borrador de un posible prólogo de una futura Constitución Nacional.