Deportes

Así vive Boca los días previos a primera final

Así vive Boca los días previos a primera final

La goleada a Tigre por la Superliga le dio al Xeneize el envión anímico necesario para encarar con tranquilidad esta semana decisiva.

Por Agustin Francisca

El sábado Guillermo puso una alineación alternativa y guardó la mayoría de los jugadores que son habitualmente titulares en la Copa. Esa rotación hizo que no se generaran muchas dudas en torno al equipo que parará ante River en la ida. Con nueve jugadores confirmados, Barros Schelotto analiza cómo completar el once.

Las únicas incógnitas para el primer chico en La Bombonera se ubican en el ataque. Darío Benedetto y Ramón Ábila se disputan el puesto de centrodelantero: el Pipa le da más juego al equipo, mientras que Wanchope es una referencia de área clara. Además, Mauro Zárate, que viene teniendo flojos rendimientos, y Sebastián Villa, que cumplió cada vez que entró, buscan arrancar de entrada, y de ellos dependerá el esquema que utilizarán los Mellizos.

Cuando el lunes el elenco volvió a las prácticas, dos jugadores claves despertaron la alarma. Tanto Pablo Pérez como Cristian Pavón debieron entrenarse al margen del plantel por diferentes molestias. El mediocampista arrastra una dolencia en su talón producto de una patada que le dio al poste del arco tras errar un gol ante Central. El extremo, por su parte, padece una sobrecarga. De todos modos, ambos llegarán en perfectas condiciones para el duelo copero.

En conferencia de prensa, el entrenador jugó al misterio y no quiso develar la formación: “Tenemos variantes y trabajaremos hasta el sábado de la mejor manera para ganarlo. Esperaremos hasta último momento”. Sin embargo, todo parece indicar que no tocará mucho y, junto con los tocados, Agustín Rossi; Leonardo Jara, Carlos Izquierdoz, Lisandro Magallán, Lucas Olaza; Nahitan Nández y Wilmar Barrios continuarán como titulares.

La palabra de Barros Schelotto

Además, Guillermo se refirió al funcionamiento de sus dirigidos durante el certamen y aseguró: “Los triunfos con Cruzeiro y con Palmeiras le dieron seguridad a aquel que miraba a Boca”. Si bien tuvo que esperar un resultado ajeno y sufrir para superar la fase de grupos, confesó: “Yo tenía la tranquilidad de que el equipo iba a aparecer en los momentos más duros de la Copa, siempre lo vi fuerte”. ¿Declaración para la tribuna o sinceridad total?

Como repaso del camino que transitó el Xeneize hasta la final, el director técnico destacó el hecho de haber eliminado a dos equipos brasileños en sus estadios, pero aclaró que “no sólo fue por experiencia, sino también por juego”. Esos cruces parecieron forjar en el plantel un temperamento que no se veía, pero agregó: “Esto no es sólo personalidad, tiene que haber calidad, ganas y una firmeza muy grande en el campo. Todo eso hará que el equipo pueda ganar”.

Sin el menor interés por meterse en polémicas, el Mellizo desactivó rápidamente cualquier tipo de condicionamiento hacia los jueces y el VAR: “Es una fuente más de información para el árbitro. Antes sólo se interpretaba lo que veía, ahora tiene la oportunidad de la tecnología y eso ayuda al espectáculo”. Así, evitó referirse a la manera en que ganó River el partido de vuelta ante Gremio en Porto Alegre, que se quejó en CONMEBOL, lo que demoró la confirmación del finalista.

Acostumbrado a ganarle al eterno rival y a salir campeón de la mano de Carlos Bianchi, Barros Schelotto utilizará toda esa historia como jugador que carga sobre sí para motivar a sus comandados: “Uno tiene una idea, hay que saber transmitirla y poder estar en la misma vereda que el jugador. Hay que afrontar estas instancias todos juntos y con una mentalidad bien fuerte de cuál es el plan y la idea a llevar a cabo”.

Por último, palpitó lo que será el encuentro dentro del terreno de juego, una batalla táctica que vienen librando él y Marcelo Gallardo desde hace dos años, con victorias para ambos lados: “Nos vamos a enfrentar a un rival de jerarquía, como ellos a nosotros. Es una final muy estudiada, creo que será peleada y discutida en lo futbolístico”. Y le envió un mensaje al hincha xeneize: “Lo único que tengo en la cabeza son estas finales, no hay situación personal que esté por encima de esto”.

Cambios en la concentración

Frente a uno de los partidos más importantes de su historia, el Xeneize concentrará dos días antes de la final de la Copa Libertadores, cuando normalmente lo hace una jornada antes del encuentro correspondiente. Pero, contra toda cábala, no descansará en el Hotel Madero, que lo hospedó durante todo el certamen, sino que se mudará a otro donde ya hizo historia.

En diálogo con Sportia, Daniel Angelici confirmó que el plantel pasará las noches de jueves y viernes en el Hotel Intercontinental del barrio de San Telmo. Allí se forjaron las conquistas del segundo mandato de Carlos Bianchi y de la primera etapa de Alfio Basile, durante uno de los años más gloriosos del club. “Nos trae recuerdos de una época maravillosa”, soltó el mandatario.

De todos modos, no fue una decisión de la dirigencia, sino una necesidad: antes de que Boca clasificara a la última instancia del torneo sudamericano, la Superliga ya había fijado el encuentro entre San Martín de San Juan y los de la Ribera para este fin de semana en la provincia cuyana, por lo que no se hicieron las reservas en el alojamiento habitual.

Comment here

597Followers
1Subscribers