Deportes

Al fin el balón fue su amigo

Al fin el  balón fue su amigo

 

 

Por Matías Ravara

Un día Gimnasia se animó a jugar. Y mal no le fue, ya que en Santa Fe le ganó a Colón 2 a 1; obteniendo un premio a no resignarse nunca a jugar y priorizar la tenencia de la pelota por sobre el miedo a equivocarse al hacerla correr.

Marcando claras diferencias con el cuerpo técnico anterior como por ejemplo poner la pelota al piso, apretar en campo rival y no inventar posiciones extrañas, la dupla Martini/Messera puso la cara por  un plantel golpeado y criticado, que a pesar de tener algunos bajos rendimientos, estos se dieron por la forma de jugar mezquina que planteaba Alfaro.

Un muy buen planteo, resultado totalmente mentiroso

El comienzo del juego se dio de la manera menos esperada, ya que el que se adueño del balón y puso las condiciones dentro del encuentro fue el elenco tripero.

El equipo de La Plata alistó a Alexis Martín Arias; Facundo Oreja, Maximiliano Coronel, Manuel Guanini y Lucas Licht; Ezequiel Bonifacio, Fabián Rinaudo y Sebastián Romero; Brahian Alemán; Erik Ramírez y Nicolás Ibáñez, dejando en claro el sistema de juego 4-3-1-2 buscando darle más tenencia de la pelota y mayor peso en ofensiva.

Así fue que se plantó el lobo en el “Cementerio de los Elefantes”, con una firme convicción de buscar el arco rival. Tal es así que a los 12 minutos tuvo la primera opción para abrir el marcador cuando Lucas Licht envió un centro que logró cachetear el arquero Brown y que “la perla” Ramírez no pudo conectar de la mejor manera y perdió la posibilidad de gritar el primer tanto de la tarde. Rinaudo y “chirola” Romero se hacían cada vez más dueños de la mitad, situación que favorecía al conjunto tripero, que manejaba el trámite del encuentro.

Automáticamente, a los 20 minutos Ibáñez disparó desde una buena posición pero el esférico se fue por arriba del travesaño. Esto daba cuenta de que el equipo tripero no estaba dispuesto a ser un mero partenaire, ante un equipo que a pesar de verse sorprendido por el arranque de las acciones y con el apoyo de su gente intentaba ser agresivo pero no encontraba el juego ni los espacios para poder romper con el planteo de los albiazules.

El partido siguió con la misma tónica, con el visitante contando con algunas posibilidades pero no encontrando la eficacia necesaria para abrir el tanteador. El equipo de la dupla Martini/Messera conto con sendos cabezazos de Coronel primero e Ibáñez después que se irían desviados. Pero a los 24 minutos el local iba a contar con una situación clarísima luego de un error garrafal de los zagueros triperos el ex jugador mens sana Facundo Pereyra quedo mano a mano con Arias y su definición pego el poste izquierdo del golero y se fue por la línea de fondo. Alemán contesto con un centro peligrosísimo que llego a desviar el defensor sabalero Germán Conti que casi marca en contra de su propia valla.

Pero cuando parecía que no se iban a sacar ventajas, al menos durante el primer tiempo, el local llegaría a sacar diferencias en el marcador luego de un error grosero de Maxi Coronel.

Iban 31 minutos cuando luego de conseguir recuperar la pelota Fabián Rinaudo le cedió el balón a Coronel quien quiso abrir el campo para Oreja, fue tan malo el pase del primer zaguero albiazul que fue interceptado por Torres que al enfrentar al portero Arias definió por suave al primer palo e increíblemente adelantó a su equipo en el score.

Gimnasia sintió el golpe, le costó volver a entrar en sintonía con lo que pedía el partido y se fue al descanso derrotado de manera totalmente injusta.

Fue al frente y obtuvo su recompensa

Era una incógnita como iba a salir el equipo de la dupla interina a jugar el segundo tiempo, ya que se notó el cimbronazo que le generó el gol de Colón y vistos encuentros anteriores esto podía haber sido letal para el factor anímico de los jugadores.

Pero esto no fue así, el once albiazul comenzó la segunda etapa dispuesto a no dejar jugar al local, adueñarse rápidamente del esférico para darle una salida clara y progresar en el campo de manera veloz.

Sin embargo, el sabalero tendría una chance para aumentar el marcador cuando Bernardi, aprovechando un error del fondo mens sana realizó un disparo que se iría apenas desviado. Sería la única chance de los locales hasta el final del encuentro.

Los de La Plata se hicieron patrones de la mitad al igual que el primer tiempo y comenzaron a merodear el arco defendido por “fatura” Broun.

El lobo contaría con una chance inmejorable para llegar a la parda tras un centro de Licht, el pibe Ramírez remató y el portero sabalero rechazó en gran reacción, pero el peligro no había pasado ya que el rebote le quedó a Bonifacio pero se la “ soplaron” justo antes de que pudiera concretar.

Iban 15 minutos y tras un tiro desde la esquina Gimnasia llegaría al empate, tras la ejecución y una falla del fondo local, la pelota le quedó a Ibáñez que remató colocando el balón por arriba de la humanidad de Broun.

Cabe destacar, que todo Colón protestó una supuesta falta del ex delantero de Comunicaciones  al defensor, situación que no existió. Por estas protestas fue expulsado el técnico Eduardo Domínguez y un colaborador de su cuerpo técnico.

Luego del desmadre el partido entró en un pozo, dando la sensación de que el que gritara el próximo tanto sería el ganador del encuentro.

Iban 30 minutos y parecía no pasar nada, hasta que el arquero del sabalero Broun recibió un pase atrás y ante la presión de Ramírez quiso eludir la marca del mismo, pero no tuvo en cuenta que atrás venía a toda marcha Ibáñez que le birló la pelota la empujó a la red.

El lobo lo daba vuelta merecidamente, pero el conjunto de Domínguez con el empuje de su gente y los cambios realizados fue con todo en busca del empate, los mens sana se replegaron en su campo tratando de aguantar los embates del sabalero.

En esos momentos parecía que los de Santa Fe llegaban a la parda, pero los visitantes contaron con la aparición de dos de sus emblemas: primero Alexis Martín Arias descolgando todo lo que le tiraban por arriba, segundo “fito” Rinaudo que sobre el final del partido y luego de un remate que tenía destino de red, se tiró al suelo y despejo de manera fantástica la pelota al córner.

Luego de 6 minutos de adición el Árbitro Merlos pitó el final y el plantel tripero se trajo los tres puntos para La Plata, que a pesar de haber sufrido al final del encuentro, realizó un gran trabajo en la mayoría del trámite.

Fue un premio a la capacidad del cuerpo técnico actual de saber que el fútbol es simple. Martini y Messera supieron ordenar y darle confianza a un equipo que venía de capa caída con conceptos claros, ubicando la “heladera en la cocina; el sillón en el living y la cama en la habitación”; dándoles la posibilidad a sus dirigidos de encontrar su mejores rendimientos en sus hábitats naturales y sobre todo entendiendo que para obtener victorias no queda otra posibilidad que priorizar  el “crear por sobre el destruir”.

Foto fuente: Club Gimnasia y Esgrima La Plata

Comment here

509Followers
1Subscribers