Efemérides

A 70 años de la gratuidad universitaria: rememorar el pasado para transformar el presente

A 70 años de la gratuidad universitaria: rememorar el pasado para transformar el presente

Por Alexia Sanmillan, Vicepresidenta del Centro de Estudiantes de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación (UNLP).

 Nos encontramos a pocos días de finalizar el gobierno de Mauricio Macri  en nación y de María Eugenia Vidal en la provincia de buenos aires, que como conocemos, bastardearon a la educación pública no solo desde lo discursivo, sino que también desfinanciándola. Por eso, frente a los desafíos que se vienen, con un nuevo gobierno de todxs, debemos repensar una universidad popular, feminista e inclusiva. 

Con lo mencionado anteriormente, vemos que el gobierno de Cambiemos atacó sistemáticamente derechos que tenemos lxs estudiantes, como son el progresar y el boleto estudiantil, llevando a muchxs estudiantes a dejar la Universidad para salir a buscar trabajo, que en un contexto de crisis, casi siempre implica un trabajo precarizado. Entonces me pregunto, ¿universidad pública y gratuita para quién? 

En este sentido, debemos pensar un hecho importantísimo: hace 70 años el decreto impulsado por Juan Domingo Perón, que declara a la gratuidad de las universidades, ampliando así derechos y la posibilidad a diferentes sectores históricamente excluidos de acceder a la Universidad. Esto marca un momento bisagra en las universidades argentinas, y es importante partir del hecho reivindicativo para continuar hoy defendiendo cada Universidad del país y nuestra UNLP en particular.

Con la unidad de lxs trabajadorxs y los gremios, en estos 4 años salimos a luchar en defensa de nuestra educación pública. Por eso este año en las urnas se vio expresada la voz del pueblo, para volver a tener un gobierno nacional y popular.

 Frente a una nueva etapa, ¿Cómo pensar una universidad popular que genere políticas de ingreso, permanencia y egreso?

Debemos construir una universidad desde lo colectivo, por eso entendemos que los gremios tienen un rol central en la conquista de derechos estudiantiles. Por esta misma razón, el macrismo quiso paralizar e individualizar los gremios y movimientos estudiantiles y populares. 

Desde la Federación Universitaria de La Plata (FULP), de la cual nosotrxs como Corriente Estudiantil Julio Antonio Mella somos hoy en día la presidencia, estamos en nuestras respectivas facultades (en 10 de las 17), militando, pensando y construyendo herramientas que permitan permanecer y egresar de las aulas, a pesar de los tiempos tan adversos. Entendemos que las herramientas gremiales son fundamentales, por eso en Facultades como Humanidades y Ciencias de la Educación avanzamos, por ejemplo, en cursadas de verano y de invierno, becas de apuntes y también de trabajo. Pero entendemos además que en estos años que se nos vienen tenemos la responsabilidad de seguir avanzando en herramientas académicas, propuestas de acompañamiento y tutorías, adaptando diferentes propuestas académicas a estos nuevos tiempos que estamos viviendo. 

Desafíos para pensar una universidad popular e inclusiva

Nos queda la tarea de repensar nuestros planes de estudio para generar profesionales con conciencia social. Se debe trabajar para que avancemos hacia una universidad popular, inclusiva, feminista y latinoamericanista.

La extensión universitaria juega un rol fundamental, nuestra participación en los diferentes barrios de nuestra ciudad, con lxs trabajadorxs de la economía popular, con lxs estudiantes privadxs de su libertad, entendiendo que la universidad no está aislada de lo que pasa en nuestra sociedad. Debemos formarnos como profesionales críticxs y al servicio del pueblo. 

Hacia una universidad feminista

Hoy día, luego de años de opresión y exclusión, frente a la incansable lucha de la cuarta ola feminista y el rol fundamental que tuvieron las mujeres y disidencias en busca de una sociedad más justa,libre de discriminación. Es imprescindible repensar a nuestra formación, construir una universidad a la altura del momento histórico con una  perspectiva de género transversal no solo en lo estrictamente académico sino también en todas las instituciones. Con el objetivo de formar profesionales en pos de una sociedad libre y justa para todes. Ahora lo que sigue es ir por una universidad y una educación que se pinte de pueblo, de mujer, de trans y demás disidencias porque la universidad que yo quiero, y queremos, es parte inseparable del país que anhelamos.